la eternidad de la tinta


“¡RUTH, Lía, Enone!
Anúncialas un paje con un lirio.

¡Yolanda!
Anúnciala una paloma.

¡Clorinda, Carolina!
Anúncialas un paje con un ramo de viña.

¡Sylvia!
Anúnciala una corza blanca.

¡Aurora, Isabel!
Anúncialas de pronto
un resplandor que ciega mis ojos.

¿Ella?
(No la anuncian. No llega aún)”
Rubén Darío.

_______

de aquí, ya se van
como aquellas huidizas golondrinas
estos versos, sustentados por la eternidad de la tinta

otro día regresarán
con sus trajes de delirios pa’ pintar atardeceres
entre mil folios de ternura, pa’ que tiemblen los quereres

-riela 485-

cualquier día inesperado


“QUISIERA bordear tus dedos,
vaciar mi temor
a este silencio.

Sostenerme en los instantes
en que te imaginé eternamente mío”
Mamen Somar.

_______

donde se hace flor cualquier día inesperado
ante las botellas recién llegadas
a una orilla de algún mar
irreconocible

amanece la lluvia en ti
en la ciudad donde el viento se detiene
para contemplar los eclipses de tus lunares

a la víspera de la comisura de tus labios, a destiempo
allí, donde tus párpados entibian las alas de mis sueños
y donde cualquier palabra es brecha
en el ardor de la espera

de pronto,
tus caramelos saltan de la melodía
y se hacen eternos al vuelo

 

-440 riada-

lo significante


-¿SERÁ la poesía un incendio, o un laberinto
entre los mares que yo guardo en la memoria?
Ángel Valles.

_______

tu corazón es el que habita
en las laderas de un grito desgarrador
que se dispersa como ríos de ansias trepidantes

y el tiempo que pinta de veces
los secretos de todo lo significante
abraza al verso con su pintura narrada de mil párpados

-riela 427-

el twist del gallo


“YO tengo un gallo
que está reloco
con los pollitos
siempre está bailando un twist…
y este es el twist que bailan los pollitos
todos los pollitos a bailar el twist”
De algún recuerdo inusitado.

_______

no hay lugar ni un rincón apartado
donde detenernos un rato, para contarte
mi historia: “el twist del gallo”

desde temprano
recorro las venas de este mayo
para ver si te encuentro citadina y ya llovida

ya no me quedan edificaciones, tampoco avenidas
terquedades mías, ni anécdotas de béisbol donde no te hayan buscado
mis manos, bajo el misterio de la luna en música

-267 riada-

más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-

memorándum de entendimiento


“MEJOR no diga nada.
Sería inútil. Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante”
Chantal Maillard.

_______

en la proximidad de lo nuevo,
sobre la inmediata desfachatez de lo menos
me toca redactar sobre unas páginas imaginarias

-al sur del continente de tu espalda-
un memorándum de entendimiento:
aquel, el de la vigilia sobre tus pentagramas

el del pretexto -tu sabes-
para que mis versos, por fin
arrecien contra la falta de cordura

lo firmas tú,
en tu carácter de no ser ya hoy,
la inquilina en la casa descortés de mis ojos

yo lo ejecuto
con la contrariedad, de que estás ausente
pero enumerando los más hermosos ruidos

-164 riada-