la brevedad de una riela


 “PERO hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero”.
Ángel González.

_______

la alegría con que yo te amo
se me acerca con sus fragmentos sueltos
para tocar otros fragmentos del reloj sobre mi mesa

y así es como robo estrellas
para marcar el rastro que tu risa va dejando
sobre la espuma de este náufrago poema

entonces,
te nombro y te llamo
desde la brevedad de una riela y llegas
encendiéndolo todo, como si fueras mil fogatas

-349 riada-

breve, perpendicular y al garete


“UNA persona a menudo se encuentra con su destino
en el camino que tomó para evitarlo”.
Jean de la Fontaine.

_______

esta soledad de siglos colgando desde los confines del alma
-¿es un gran solsticio de hermosas melodías plateadas
o acaso, un simple polvorín de estrellas?

breve, perpendicular y al garete; al borde del abismo
-¿es acaso la vida un andante naufragio amarillo
o quizás, solo leche de tierra?

-riela 334-

los colores de van gogh


“SERÍA mejor para el mundo
que yo no apareciera en mis Obras.
Alguien que sentía algo parecido cogió un cuchillo
y se cortó la oreja poseído por la tristeza.
A pesar de todo lo que con tanto esfuerzo había pintado,
era incapaz de encontrar la paz”.
Eva Strittmatter.

_______

digo boca y te asomas tú
descalza e inmune a los jeroglíficos del frío

pasa es que hoy la lluvia te absuelve de lo incierto
que hilvanando distancias se abrevia, mientras
calzan tu rostro, los adjetivos más hermosos
que lo definen

tú eres la que quiebra en dos a los instantes míos
eres la que abre mis dos pupilas furtivas
de solo mirarte caminar sobre esos
inéditos colores de van gogh

ya no me quedan brazos en mi bullpen, así que derrótame
sin quieres derrotarme, total, para mí será otra derrota
pero ámame, en la brevedad de la embestida

-311 riada-

acorralado


“ENTRE un ojo abierto
y el otro cerrado
los ríos de cuándos y más cuándos
se secaron”.
Diana Morán.

_______

acorralado contra la pared en una esquina peligrosa
sobresale dulcemente, el destello
de una mirada debutante

más allá de la embriaguez magnífica de todo sábado en la noche
yacen las láminas de un amor corroído,
entre los arbustos olvidados

del cuello de las muchachas
cuelgan equinoccios inventados por jóvenes poetas
que un día arañaron ese andén azul del zinc sobre sus faldas

y la cosecha de renuncias
que naufragan en un vago devenir
como en la pausa ciega, en el tórax de un reloj

caduca de repente, la fecha del agua
sobre la dura osamenta de los mármoles
que parecen gozosas y arrogantes bestias distraídas

y se materializa el llanto
en secreto, sobre un ojal de la camisa negra de un mendigo
y lo convierte en verdugo mordaz

sobre las páginas feroces del tiempo
corren los puntos suspensivos de este mayo
que transcurre tan ciegamente citadino…

-riela 283-

la enramada oeste de tu pezón


“NO acaricies mis senos.
Son de greda los senos que te empeñas en ver como lirios morenos”.
Juana de Ibarbourou.

_______

yo siempre presentí al sol
desde esa curvatura de tu seno izquierdo

con la torpe inocencia de los delirios
te he buscado desde que supe de catedrales y naufragios

ambiguo como la luz
sospechoso como el azar

pero con la alta definición del deseo en flor
te he esperado, como un animal sigiloso ante el abismo

con mis bolsillos repletos de tamarindos
a la sombra de la enramada oeste de tu pezón

-255 riada-

cerrando lluvias


“A Ella, que en la balanza anónima de la memoria y en las
horas finales prolonga mi presencia real y mi presencia
ilusoria sobre la tierra”.
Juan Sánchez Peláez.

_______

en desamparo
como un forajido
voy cerrando lluvias
mientras te alcanzo,
abriendo soles
a cuatro estaciones
y a cinco sentidos

la única bandera
que yo sostengo
es este amor,
tú vas por dentro
y vienes pa’ fuera,
te llevo puesta
como a un botón

con la luna
alumbrándome versos
y con todo mi andamiaje
de poeta, de un solo viaje
cruzaría desiertos
pa’ desnudarte

con ansias desbordadas
subiría a las cumbres
de tus costumbres
finas, blancas y heladas

tú bajarías en mi tobogán de agua
tibia, turbulenta, torpe y salada

-242 riada-

formas gratuitas


“Como el marino que renuncia al puerto
y el buque errante que renuncia al faro
y como el ciego junto al libro abierto
y el niño pobre ante el juguete caro”.
Andrés Eloy Blanco.

______

te irás una tarde fría de diciembre
frente a un crepúsculo derramándose como un café
y con la postal de la huida, en las manos

y regresarás, lo sé, con el mismo extraño equipaje
de las infinidades, en las mismas manos
pero ya sin el café ni la postal

tantas formas gratuitas
luminosas e impredecibles
para el viaje

y sin embargo,
la misma tarde se mantendrá indestructible
hasta el regreso del gesto, a la memoria

 

-219 riada-