en alas de unas palabras


“CUANDO miras mucho tiempo el interior de un abismo, el abismo también mira el interior”
Friedrich Nietzsche.

_______

como quién anhela ser simple pájaro y vuela

en alas de unas palabras, me hice mes
entre la desmesura sorprendida de tu mirada

intentaba habitar furiosamente
tus silencios que huelen a tamarindos

y esa humedad de tus uñas se dispersó alrededor de mi boca
(pero tus manos, a mitad del sueño se te hacían mariposas)

…y así un día amaneciste sábado, con todas tus ventanas abiertas
yo fui la hoja que cayó ante ti, desde la espesura de los naranjales

rodamos y rodamos hasta el destello sobre las alfombras

y desde entonces nunca más viví los lados grises del frío

 

-520 riada-

Anuncios

el sobrevuelo del turpial


“SI algún día después de este silencio
nos quisiéramos”
Adelfa Geovanny.

_______

y entonces su rostro se me hizo península

-en la salpicadura del agua
-en el sobrevuelo del turpial
-en la propuesta con la que está escrito su nombre

pero sobre todo
-en los momentos que saquean recuerdos en la memoria

-riela 495-

duelen los pies


“AMO el béisbol, pero mi plenitud eventualmente se terminará y mi corazón, lentamente, se romperá. El béisbol se ha mantenido notablemente impermeable a la modernidad, pero es, como cualquier industria moderna, altamente alienable. Acudo a la poesía porque es menos susceptible a la circunstancia. No me conmuevo especialmente cuando un poeta habla de béisbol; no me interesa especialmente que un mundo se encariñe con el otro. Ahora mismo los necesito separados”
Fernando Pérez.

_______

regresando de su quincuagésima plegaria
duelen los pies, y aún no ocurren para nada
los dulce síntomas al alma, de lourdes vargas

unos niños juegan béisbol
en el callejón de los sueños, a contrarreloj
miguel grita: -¡qué frágiles esas costuras tricolor!
y sí, todas flojas en la vieja pelota marrón
pero al vuelo mágico del jonrón,
de cara siempre al sol;
es como una extraña ilusión
la de miguelito cabrera, desde el portón

-¡y miren a la valentina valles!
tan atenta caminando por las calles
luciendo su mejor cartera
recorriendo las vidrieras,
elegante y perfumada
con su falda plisadita, nueva
y la blusa bien planchada;
altiva, labial y altanera
seguro que anda enamorada….

-riela 487-

tus secretos oceánicos


“Y hay días, que ninguna poesía me salva”
Rosario Martín.

_______

como quien habla ese mismo idioma en que está escrita tu piel
ando yo; escribiendo monólogos desde ese túnel
que es tu cuerpo:

-comprando lunares en el bazar de esa latitud de piernas
-recorriendo los espacios impares de tanto lujo peninsular
-marcando, desmarcando y separando estrellas con las manos
-tropezando tus hilos; caigo, me levanto y sigo y sigo y sigo…
-mirando amaneceres desde ese angulo perfecto de tus labios
-tirando piedras pa’ romper los truenos, robando relámpagos
-detallando la alegría desde los confines de tus ojos claros
-disfrutando la conducta transitoria que tienen los detalles
-sepultando mis dudas en tus pequeñas playas descafeinadas
-viajando sin maletas, sin recuerdos y sin papel de identidad
-navegando lentamente, ya sin asombros, tus secretos oceánicos

 

-479 riada-

este cuento ha terminao


“DOS lombricitas
de edad temprana
cierta mañana
del mes de abril
solicitaron
en la pradera
al grillo, que era
jefe civil.

Al punto el grillo
con dos plumazos
ató los lazos
de aquel amor.
Las lombricitas
se apechugaron
y se mudaron
para una flor”
Aquiles Nazoa.

_______

sí… el mundo era como un lego
pero un gran lego de agua
-¿me entiende uté?
y no, no había zapatos ni naa
todo era barro pa’ los pies
‘tonces vino el primer pez
-¡pescado no chica linda!
-no interrumpa otra vez-
era un elegante pez
que aprendió de viejos milagros
a caminar erguido por lo extraño
pero empuñando duro con la fe
y soñaba cosas lindas, pero a la hechura
de unos brazos y unas manos
otro día llovió, con tanta ternura
que del aire floreció el primer mes
al que un dios muy bueno llamó: mayo
‘tonces por las noches, él miraba la luna
como un bobito, así asombrao
y no supo de estrellas sino despué
la vez que el corazón le sonaba raro
mirando a la eva, tan bonita y de pie
y así supo pues, que ‘taba namorao…

-shhh… mi niña ya duermeté
que este cuento ha terminao

-476 riada-

todo sangra y se deshoja


“She can kill with a smile, she can wound with her eyes
She can ruin your faith with her casual lies
And she only reveals what she wants you to see
She hides like a child but she’s always a woman to me
She can lead you to love, she can take you or leave you
She can ask for the truth but she’ll never believe you
And she’ll take what you give her as long as it’s free”

Canción: She’s always a woman to me
Billy Joel.

_______

-¿cómo hago para encontrarte ahora
y sin desfallecer en tanta demora
sobre la piel del sueño?

-¿y cómo hago para yo soñarte luego
si en mí, todo sangra y se deshoja
sobre el piso de tu recuerdo?

-475 riada-

la pérfida lluvia


“A mediodía
el corazón blanco del mundo
para
y no sabe hacia dónde girar”
Julius Keleras.

_______

ah la pérfida lluvia, al viento trémulo
hasta tocar la brava curvatura que fabrica a las elipses

aquí nada se parece a ella: inversa, llovida, ilimitada
nada es como este amor: relámpago y astillas,
puerto y vocablo yerto

ah corazón que late como mango maduro recién mordido
por el inmenso grito de la esperanza

nada es como la ternura de sus ojos
a las palabras humedecidas

nada es como el descuido y la bruma
para emboscar al sueño de un beso suyo

ah hermosura la de su voz cóncava
como lejana vela henchida

nada es como esta distancia: infraganti, larga, extraña

nada se parece a estos versos:
locos por llegar a la última hoguera
con todos sus banderines, ya desplegados…

-riela 458-