la brevedad de una riela


 “PERO hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero”.
Ángel González.

_______

la alegría con que yo te amo
se me acerca con sus fragmentos sueltos
para tocar otros fragmentos del reloj sobre mi mesa

y así es como robo estrellas
para marcar el rastro que tu risa va dejando
sobre la espuma de este náufrago poema

entonces,
te nombro y te llamo
desde la brevedad de una riela y llegas
encendiéndolo todo, como si fueras mil fogatas

-349 riada-

perfecta infinitud


“¿DE quién es esta noche?
Cabecean fulgores.
Toda la ventana es pérfida,
El peligro, plateada sierpe, duerme”.
Sándor Weöres.

_______

es en la vigilia ascendente
donde la luz disuelve su vestimenta
y derrama con eufórica vehemencia sus raudales de piel

ah, que hermosa y lujosa concesión
sus dos íntimos cofres de lunas talladas

cosecha que purifica lo recio del temblor
a su perfecta infinitud

y así la amo yo…
caminando hasta lo más alto de mi silencio
mientras ella resbala desde la eternidad celta de la coincidencia

-riela 348-

de chiquita espuma


“COMO quien regresa de un dolor muy cierto
y pone en transparencia las preguntas

acude la noche al NO”
Alejandro Schmidt.

_______

de chiquita espuma
se van tejiendo los mediodías de su cuerpo

y al simple azar
se juntan al júbilo de sus formas
hasta alcanzar la circunvalación del color
exacto, que a la deriva tropieza con mi sombra complacida

mi media flor, mi feita
siempre al costado izquierdo de mis aristas

siempre descifrando la ecuación que describe a la alegría
en el vuelo trajinado de tantas golondrinas tardías

-347 riada-

el ruido de la hoja


“LA poesía es un acto
de afirmación. Afirmo
que vivo, que no vivo solo”.
Remco Campert.

_______

el cielo,
no se hace un cielo todavía

y sin embargo,
ya hay colores que me hablan de desencuentros

tropiezo
con la nostalgia que resbala por el barniz de los ojos
cuando renacen esos mismos colores,
después de las vigilias

debe ser este otoño, que anda regado por la tierra
o las vándalos pájaros narradores

o quizás
fue solo el ruido de la hoja
a la que mi pisada finalmente, delató

-346 riada-

mi otro arcano


 “MI amante vertical me mira entonces,
suspendido un instante entre las nubes,
y se esfuma
dejándome un rumor de cuerdas”.
Erika Martínez.

_______

dime… -¿en qué paraje de mis sueños
no te has paseado vestida de marinera?

con la desfachatez de un pájaro
un día, alzaste vuelo y te me hiciste indescifrable

aluzabas entre amplias despedidas
mientras envolvías en tus alas designadas, todos mis creyones

pronto, en la desnudez exacta de un noviembre sin hojas
me dejaste fuera del molde de tus párpados, cuando reinabas
sobre los mapas de ciudades y de mares
donde se tejían las incertidumbres

otro día, lo sé… vas a volver
y todo lo azul se desprenderá desde tus formas de lluvia

entonces, y solo entonces tu vuelo salvaje
será mi otro arcano, en la eternidad del mismo sueño

-345 riada-

conjuro


“ES inútil pronunciar este misterio
que es lo simple o lo divino
o una de las nadas que tenemos”
Julia Erazo Delgado.

_______

-¡viento del este!
tráela nuevamente
a esta orilla celeste
para yo verla jugar
entre el cielo y el mar
con turpiales y peces

-¡viento del norte!
dame letras de su nombre
y acompáñame esta noche
en mi fogata de versos
para soñar que la encuentro
trepando entre voces

-¡viento del sur!
ponle alas a mis palabras
sobre el ritmo suave del agua
y dibuja unos límites de luz
a estos círculos desiertos
de luna, que la reclaman

-riela 344-

cauce presuroso


“DIME amarilla flor de araguaney
primavera quemada en la garganta del cristofué
¿dónde voló la luna a media sal
que rizaba la ola
fugaz?
¿qué se hizo? Navego hacia atrás
Caracas se ha dormido
lejos del mar”.
Gloria Cepeda Vargas.

_______

tu cuerpo es el cauce presuroso
que yo aprendo a deletrear

desarmo tu marfil redondo
hasta el señuelo de la desnudez

y me quedas tú, exacta, entre la boca y la flor
-un roce apenas- mientras unos pájaros migran

abierta como una mano para que pase la arena
con los colores del mar hasta los arcos de tu pecho

-343 riada-