para borrar


“CUANTO más atrás puedas mirar, más adelante verás”.
Winston Churchill.

_______

medra el musgo nunca la tregua
mientras, se avecina la tormenta sobre la mies
de sus ojos claros:

-como quien rompe amaneceres con la mirada
-como quien decide mar en su último intento

-como quien escribe caricias buscando cierta fama
-como quien las borra luego, sin quererlo

-riela 333-

y me alcanzas…


“WHY do birds
Suddenly appear?
Every time you are near
Just like me
They long to be
Close to you”
Canción: Close to you
Hal David y Burt F. Bacharach.

_______

vienes tú
con el latido efervescente del beso
a mi boca exhausta

y me alcanzas
sobre la seda verde del sosiego
evocando sal, pájaros, playa, espuma…

te amo
ceñida a ese labio gobernante
que desnuda las acacias, a mitad del suspiro

-325 riada-

simulando lunas


“YO soy la cima del glaciar que resplandece más sobre aquel bosque,
y las voces de bronce que recibes desde las torres de las catedrales.
El recuerdo que de repente te asalta a mitad del día
y te llena de un extraño bienestar.

Yo soy una persona a quien amaste hace ya tiempo.
Camino a tu lado cada día, te observo sin cesar
y pongo mis labios en tu pecho, pero tú nunca te das cuenta”.
Rolf Jacobsen.

_______

siente cómo pesa el tiempo, amor mío
cuando nos muestra esta densa melancolía
como a un trofeo, como a su inequívoco equipaje

yo quiero tu alegría aquí tendida como un día
abierta y sonora, luminosa como un viaje
con el que había soñado yo,
toda la vida

tú eres el ruido más hermoso de los enjambres,
el vuelo en ascenso al frescor de niebla en la cara,
esa diminuta latitud, donde yo me detengo a rectificar

atrapado en tus formas azules de amante
y así te miro, vaporosa y trayendo en tus manos
tu bandera bien en alto, hasta la textura de los sueños

yo, con este aroma lacustre de niño artesano
tú eres la pedrada alegre y exacta en la oscuridad
nosotros, este resbalar sobre vidrios escurridos al azar

retozando con flores del jardín de otros amores
tú vienes y ya casi llegas, inconclusa y desvistiéndote
en la noche, con tus blancos sueños en derroche,
simulando lunas…

-318 riada-

segundos fluviales


“CAE la luna…
Cae con cada centello intermitente…
Ilumina a pausas hasta el alma más oculta
Ilumina de forma efímera la noche, los sueños”
Joaquín Carranza.

_______

la extraño
pálida y segregada de silencios,
remontada por los estragos de sus viajes anteriores

todavía yo busco
aquel lunar solitario exento de coordenadas
en el más remoto e imposible municipio de su cuerpo

aún escucho
el sonido de aquellos gestos mágicos de la luz
interfiriendo con su raudal de pestañas anestesiadas
de sueño

en mí se detuvieron
de alguna forma, aquellos segundos fluviales
tan hermosamente geométricos, de sus suspiros sobre el ocre
de una tarde

incluso sostengo
como a una barajita, la blanda clausura del deseo
sobre aquel follaje de palabras que jamás pronunciamos

ya para siempre
me quedé en la estancia más primitiva de sus ojos
como esperando la caída de aquel ángel que dulcemente
la sobrevolaba

-riela 309-

el libro blanco de las mareas


“COMÍAMOS en silencio enterrando en las
flores de porcelana el olor de las magnolias.

Después, yo te leía el Quijote y llorábamos
a carcajadas”.
Marcela Rosales

_______

con tu libro blanco de las mareas en las manos
a la sombra del tamarindo y sentada junto al viejo pozo,
miras a los pájaros incendiar la vida con sus colores

te nombro maria, como se nombran todas las cosas
y giras en mi voz como gira un trompo, hasta desarticular
de asombros a la luz que sostiene en alto las pálidas letras

te nombro y trasnochas la poesía
te conviertes en el fósforo que me anuncia la aniquilación
de las tercas sombras y la huida despavorida de los inviernos

tú eres la suave fragancia sobre la franja del bálsamo
la cicatrizada sustancia que siempre, siempre me alcanza
para pintar de ti, todos los atardeceres

déjame trozos insistentes en la memoria
para la metamorfosis final, esa multiplicación exponencial
de tus ruidos, entre el agua, la noche y los escurridizos peces

-305 riada-

boleto al olvido


“EL ritual se repitió en Praga este primero de mayo: las parejas de enamorados llegaron a la colina de Petrin, donde se ubica la estatua del poeta checo del romanticismo Karel Hynek Mácha: ante ella se dieron un beso, dejaron una flor o recitaron versos de su poema “Mayo”, una pieza lírica-épica que marca la historia de la poesía en la República Checa.”
Tomado del portal “La poesía alcanza para todos”

_______

la busqué bajo las alfombras y detrás de las puertas de la primavera
en las avenidas, en las biografías y en las plazas de praga
en las vidrieras de tiendas de lujo y en las casas
en los sellos postales de todos los sobres
en la espesura de papeles en mi billetera
pero no encontré la dirección con su nombre

quizás la perdí en alguna parte,
pero no sé donde!
la recuerdo anotada, la recuerdo a ella
en alguna puerta de embarque
de algún terminal marítimo o aéreo
en algún semáforo por colorear, de bruselas
en las butacas de un cine a mi costado izquierdo
entre los arbustos ansiosos de brisa de algún parque
o quizás fue en las páginas de un libro

ella era mi boleto en primera clase
y sin escalas, al olvido

-riela 254-

la súplica del poema


“LOS ojos todavía sedientos de estrellas, calandrias, mitos
y otras delgadas inutilidades que los dioses derraman”
Ana María Navales.

_______

tu nombre tiene esa pausa que tienen las huidizas golondrinas
en la espesura mágica que tiñe las ruinas del ocaso

tiene la calidad del más exhaustivo de los inventarios
y la certeza que abre y cierra ventanas al ciberespacio

tu nombre es esa trampa magnífica de la luz recurrente
que celebra y sustenta a los crepúsculos

tu nombre tiene el aroma del café sobre los labios
que certifica la obra maestra de los cafeteros en risaralda

es la empalizada en llamas en la mirada de los albatros
que pugnan entre el cielo y el mar por la suerte del agua

tu nombre es la emboscada que dan mis ojos a las horas
en que se inflama la luna ante la súplica del poema

-225 riada-