diferente a uno mismo


“LOS pájaros cantan tras la tormenta -¿por qué no va poder la gente deleitarse con la poca luz que les quede?”
Rose Kennedy.

_______

miradas que perfuman apuntando siempre al alba
es ella, devorándose los párpados

escurren en silencio
duras ganas en nuestras blandas manos
es la metamorfosis de la nada, diferente a uno mismo

aquí y con ella, yo aprendo del barro
harapientas luminarias al viento fuimos, aún somos
hasta alcanzarnos como dos granos de arena

-¿cuánto hace que el cuervo de frost
se posó sobre la última rama?

-le pregunto y ella sonríe…

-tú y yo, somos una escaramuza sin fecha escrita,
dos armas peligrosas, extraviadas sin tags de ruidos -me dice

y ahora no me preguntes por qué ni cómo así -sentencia
seriamente ella- entre largos sorbos de su café

-riela 521-

Anuncios

borro los lunes


“MI voluntad tiene la forma de un pájaro
muerto, abierto y quieto en el aire”
Marta Jazmín García Nieves.

_______

borro los lunes de los semanarios
escribo: mar, ojos, poema, grieta, tos
y no, no hay forma que encuentre sus acantilados

busco, rebusco, suelto, anhelo, aprieto, despierto
y ese escalofrío magnético de su ausencia
me quema hasta en los huesos

sigo: ala, esquirla, luna, ventana, tuétano, otra vez grieta
suma, motín, labio, cansancio, liubliana, bad temper
y al final, siempre, nunca, ella…

-riela 462-

stickers


“NACÍ en un koljoz, crecí en un consorcio de agricultura, vivo…”
Agne Zagrakalyte.

_______

yo venía bien…

nunca soñé con la nieve
con lugares lejanos ni otros idiomas
yo era un chamo sólido (según francisca, mi madre)

y todo en la ciudad lacustre
de cujíes y pericos que me aguardaban
entre calles, olores y monedas que bien conocía

con la música alegre entre mangos y almendrones;
las paredes, los vecinos, los árboles, la brisa
y hasta los amigos, eran inmortales

ahora solo se me acerca la noche
para dejarme madrugadas cuyos cadáveres
permanecen como stickers detrás de las puertas

-¿en qué vuelta de ale limón me perdí?

-riela 443-

los gorriones de la noche


“SE fue, no me avisó, amaneció y se fue, se fue de mi cielo a no sé dónde.
¿Acaso a su último sueño?”
María Cristina Solaeche Galera.

_______

precisar la gota que transcurre por su seno
hasta el séptimo vuelo mortal que da el aroma de la trementina
a todo ímpetu gravitacional, entre aries y capricornio

… es la locura

-el miedo ante el último botón de su blusa blanca
-el último plazo a la madeja húmeda de labios
-la mariposa delicadamente convertida en daga
-el muslo hecho pan para los gorriones de la noche
-el inventario púbico por recorrer, y por lo tanto
desconocido…

-riela 418-

sus duermevelas


“CUANDO tú te quedes muda, cuando yo me quede ciego,
nos quedarán las manos
y el silencio”
Andrés Eloy Blanco.

_______

me pregunto:
-¿en qué playa la podré encontrar
sin que antes se pierdan en el mar, mis dos velas?

si el perfume del ocaso me alcanzara
recostado sobre las letras de su nombre
escrito setecientas veces por el viento sobre la fina arena…

si en lo eterno, entre lo efímero y lo fugaz
ella me escuchara llegar, cansado y largo, seremos dos sombras
paralelas, y a la hechura del silencio para no perturbar sus duermevelas

-riela 411-

entre miradas


“QUEDARME en el aire como si no estuviera
como si hubiera una forma de existir
faltando”
Ana Lafferranderie.

_______

entre miradas,
como quien come caramelos
y sin saberlo, miente dulcemente por las mañanas

y de repente duelen los viajes
como a veces duele la sangre en las arterias
en esos pesados vagones de piedras que ameritan pronto regreso

descalzos y fríos tiemblan los besos
-¿te acordarás amor mío, cuando yo me vaya temprano mañana
regar de soles tibios, todas las flores que se te asomen por las ventanas?

 

-408 riada-

de stan getz


“LA vida siempre acaba mal.
Y bien mirado:
¿puede terminar bien lo que termina?”
Ángeles Mora.

_______

cae la noche por su barranco más límpido
y el soplo musical que llega desde el vitral de las estrellas
es tan íntimo, como ese de stan getz que yace ahora a mi deriva

yo la busco en esos centímetros metálicos
que la poca luz de mi cuarto y la de los recuerdos
festejan sobre los objetos hasta convertirla en sombra que nimba

porque al final
es así como siempre la encuentro
discreta e intacta, asomándose a mis amaneceres
con esa desinfectada puntualidad tan púbica que tienen los relojes

-riela 383-