siempre, siempre


“CRECE la noche
en su fragor secreto de resinas,
como un hilo de sangre en la espesura,
crece la noche
sin otra voz que el sordo murmurar
del tiempo.”
Cristina Maya.

 

_______

estos versos de no presencia
duros versos de no existencia
son para que tú sepas y entiendas

que aunque me has dejado el alma
ancha, despejada, plana
limpia, lenta y desierta

las noches mías para ti
siempre, siempre, siempre
siempre las mantengo abiertas

-76 riada-

una pausa eterna


“UNA lluvia de un día puede no acabar nunca,
puede en gotas,
en hojas de amarilla tristeza
irnos cambiando el cielo todo, el aire,
en torva inundación la luz,
triste, en silencio y negra,
como un mirlo mojado.”
Ida Vitale

_______

para mí
un beso suyo es un día claro
una ventana abierta

todo tiempo entre dos besos
es una larga noche

una pausa eterna

-riela 75-

musitando versos


“CREO en Pablo Picasso, Todopoderoso, Creador del Cielo de la Tierra;
Creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,
que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo,
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,
Creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable…”
Aquiles Nazoa.

_______

este amor tuyo y mío
parece que nunca tuvo sentido

es un misterio extraño
como un tesoro sin mapas

un trofeo doblado
algo así como un premio mal habido

un garabato
brincando por la espalda

una mala broma de cupido
en una noche delta y estrafalaria

este amor nunca tuvo frenos
y anda con sus tímpanos descalzos

carga un dolor en su esternón izquierdo
y sin embargo, musita versos…

 

-71 riada-

ventisca lejana


“¡QUÉ! ¿No me oyes? ¿El rumbo
no tuerces? ¿Orgullosa
descoges nuevas velas,
y sin pavor te engolfas?

¿No ves, ¡oh malhadada!
que ya el cielo se entolda,
y las nubes bramando
relámpagos abortan?”
Andrés Bello.

_______

comienzas por detestar el aire que respiras
y temes a las ráfagas de anhelos y dudas
que todavía te asombran

después, deseas alargar la noche, o comprimirla
hasta + allá de donde te alcance la lluvia
para entender que estás atrapada

enamorada, desnuda y primaria
entre los helechos de palabras distantes
y bajo una luna, casi perfectamente incendiada

algún día, tal vez, vas a querer comprender:
-¿cómo así, es que tu amor naufraga en una ventisca
tan lejana de versos?

otro día, lograrás quizás, atrapar con las manos
entre un cielo y mar, una vasija de silencios míos…
para que la llenes con tu sal, tus palmeras y relámpagos

-67 riada-

federica y lola


“EL Mar
juega con la Botella
la desnuda
la enreda entre sus patas azules
le da vueltas”
Ana María Iza.

_______

me paseabas y mostrabas la misma ciudad sureña de siempre,
con tu alegría rozando mi ropa y tu estrategia
del beso y asombro de siempre…

-antes que el mall -me decías- aquí estaba la embotelladora
de sueños y más allá el bar “streap tease”,
donde bailaban federica y lola

y me enseñabas tu pecho

yo todavía construyo y reconstruyo
y algo de ti, aún anda salivando en mi boca

las desveladas manos de obrero que tengo
todavía sostienen los fósforos
que me alumbraron al pozo
de tus pupilas rurales

bendita tu cinta transportadora de besos
benditas las ruinas y la maleza de entonces
benditos los puentes caídos y las tuberías rotas

y bendito sea este día que deshoja conmigo
tu hilarante sonrisa aún vestida de rojo

-64 riada-

como lagartos


“REGRESO al mismo café.
Las horas lentas que pasaron en vano
atraviesan conmigo la puerta giratoria.
Y al fondo, entre las mesas,
una sonrisa tuya me mira como entonces.”
Amalia Iglesias.

_______

enamora esa flor azul
y el arañazo en la espalda
que me deja, junto a su falda sobre mi cama

violenta y terca navega
una caricia, desde un puerto de su cara
para atracar junto a la isla-lunar en su vientre

el silencio siempre
huye desde lo claroscuro de su mirada
para que su cuerpo finalmente cuelgue de mis palabras

la alegría, de repente revienta como un globo
y los minutos corren como lagartos
detrás de sus labios rojos

-riela 63-

tu cuaderno


“MÍRAME aquí, pequeña, miserable,
todo dolor me vence, todo sueño;
mar, dame, dame el inefable empeño
de tornarme soberbia, inalcanzable.”
Alfonsina Storni.

_______

un cuaderno nos llega con sus títulos de neón
sin ni siquiera una frase mal pronunciada

con apenas un sueño hermoso ya escrito, sin palabras,
con las medidas apropiadas, impecable de instantes
para el ruido de tus pensamientos, para la frase de amor por definir
y para ese humo de recuerdos mínimos que ahora van de paso
-como van de paso los días invictos de tus anhelos-

si, por fin tenemos tu cuaderno nuevo, único, con esa alegría
que despiertan los tamarindos, con ese olor de la algarabía de van gogh

con las líneas aún frías para los ríos de tinta que se avecinan
y el volumen necesario para calcular y guardar noches hermosas,
tus noches amarillas, redactadas entre los girasoles de la abuela

hija, el tiempo sangrará en cada hoja y se te hará cicatrices
mientras acecha tu lápiz minucioso, el que ahora cojea ante un suspiro tuyo
que te anda merodeando y tartamudo, repasando tus sueños desvelados
de ya mujer…

-61 riada-