a través de la lluvia…


“NO son los grandes
sino los pequeños peces
los que se escapan de la red.
Lógicamente”
Hans Bender.

_______

aún lejos de las alas del pájaro
a veces las palabras vuelan
y no hay un nido que valga
para traerlas…

y es que las palabras alcanzan la sed
al extinguirse las contraportadas
de una mirada suicida y fractal
a través de la lluvia…

-riela 432-

puertos lacustres


“Y te amo
con el olor que tiene mi cuerpo de tu cuerpo,
en la feliz canción
que vuelve y vuelve y vuelve a mi tristeza”
Piedad Bonnett.

_______

tú resides, en el centro de esta lluvia que no termina
otras veces, entre los cortos enlaces metálicos de una canción
esa, que desata tormentas desde los bordes más remotos de tu ausencia

y así navegas hasta la emancipación del eco
cuando te siento barco que dulcemente se hospeda
en uno de esos puertos lacustres que amurallan al alma mía…

-424 riada-

como los temblores


“SIN embargo
hoy no estás y eso si es insalvable
es una nueva mutación del dolor”
Rocío Soria.

_______

de su mirada salta la metáfora
que hace cantos de los golpes de la lluvia

tan urgente como los temblores
o lentamente, como el viaje del árbol hasta la nube

cuesta arriba, como el pétalo en alas del viento hasta la nube
cuesta abajo, hasta amanecer de cara al mar, como los barcos que se minimizan

 

-riela 423-

las riberas llovidas del sava


“EL verdadero amor no es otra cosa
que el deseo inevitable de ayudar
al otro para que sea quien es”
Jorge Bucay.

_______

me enseñaste que con tu nombre se puede incendiar al mío
y finalmente entendí, que tus piernas
eran las riberas llovidas del sava

te pedí ojos, y me diste una luna colgada
bajo el cielo de los piaroas

escapé de los cortes no cicatrizados de cindori para llegar a ti
y apenas quedan por allí, unas fotos mías
abrazado a tus silencios redondos

te amarré de pies y manos con poemas asfaltados de rojas guardia
y ya desnuda como su maja, te rompí mil veces
en palabras imposibles de reparar

te inventé unos vuelos citadinos, untados con miel y mostaza
y espanté pájaros que con divisas de ternura
sobornaban a tus párpados

te regalé mi bicicleta secreta de brisas para que remontaras tus sueños
y te hice mujer, en los hombrillos más angostos
de un noviembre sin hojas

te amé como el viento a las flores -totalmente desnudo y avergonzado-
como los niños a las esferas de jabón, como el barco a su puerto
como los suicidas, como los locos

bajo un cielo muy azul, con todas mis banderas
y sin ninguna partitura

-415 riada-

un espejo de remansos


“LOS que llegan en avión
se sorprenden
por lo que ha crecido
año tras año la ciudad:
el cordón industrial,
el cordón policial,
el cordón umbilical,
la alquimia del verso”
Fabián Casas.

_______

no me basta la poesía
ni esos íntimos arrebatos blancos de la luna
sobre los edificios de esta gran ciudad…

ni pasos, ni cuerdas, ni metros
para medir tanta distancia

tampoco tus ojos verdes
buscándome siempre a ciegas

ni que aplaudas la alegría, allí sentada
con tu sombrero de tierras y tu blusa de mares lejanos
asomadita en tu ventana de recuerdos y memorias

no me basta el fuego breve de una hoguera
ni ser tu amante, allí, donde deambulan las cenizas

quiero es verte llena de presagios, con tu alboroto de luces alegres
colgadas de un cielo, desde donde parta lenta la lluvia
a encontrarse conmigo, en un espejo de remansos

frágiles ahora reclaman un tiempo distante
mis ojos, llenos de nochería

 

-406 riada-

nerudeo


“NO te sientes al lado de mi cajón mortuorio
usando a tus cuñadas como reclinatorio;
y cuando alguien, amada, se acerque a darte el pésame,
no te le abras de brazos en actitud de ¡bésame!”
Aquiles Nazoa.

_______

hay poemas escritos, tan inútilmente
como estos intentos míos, siempre en la búsqueda de ojos propios

intentar mirarse a uno mismo, como a escorpiones altivos y altaneros
narrados desde un inventario ya pasado de moda

tan intactos de mayúsculas, sin botones ni etiquetas

hay botellas regadas impunemente como rielas
por campos de batallas, por insondables mares…

son tontos versos que mueren de pena, simplemente esos
que caen como faldas plisadas sobre el hemisferio más oscuro
de algún poema

hay amores alfombrados de extraños, de largos, de ebrios aromas
son estaciones que padecen de asombros exageradamente tóxicos

miradas que cojean ante la incertidumbre,
hormigas explorando una hoja vestida de verso delirante

la extraño… y me da por buscarla en este “nerudeo”
de veces

-riela 399-

la musa en la botella


“UN hombre sólo es tan bueno
como lo que le dice a un perro
cuando tiene que levantarse de la cama
en mitad de una noche fría”
Pat Boran.

_______

es ella quien hace de sus hermosos brillos
esos aires de resinas que despiden las tormentas

ella, quien cambia nombres y redistribuye a las estrellas
y quien autoriza el vuelo relevante de los pájaros

quien pinta arco iris y dicta melodías a mis dos pupilas marrones
ella, quien me traduce, esos párrafos rojos o azules
que tienen los arándanos

ella, es la única dueña de las coordenadas en que gira el viento
quien ensancha las promesas y adjudica el lucro
de los ruidos, entre mis tres ventanas
y dos puertas

quien recoge de mil maneras, las cortinas blancas de la luna
es ella, la que todavía pedalea mi vieja bicicleta
y quien perfuma todas las esferas

es la fuerza impalpable que orienta a los ríos del planeta
quien descifra con su alegría los hilitos del poema
y luego asume, con cierto rasgo de tristeza
ser la musa en la botella

-riela 393-