ojos de almendras


“MI historia está llena de silbidos y dédalos,
de voces y de veces, de jodidas preguntas,
de estaciones narradas para un inventario
de cicatrices y de resonancias”
José Luis Díaz-Granados.

_______

de ella nació hasta mis arterias
este rito fluvial y aquel pacto sagrado
de mis ojos con sus ojos de almendras

de ella, me gusta la luna tras la niebla escondida
y los bucles de su pubis al viento, deletreando
paisajes bajorrelieves sobre la arena

de ella, la risa y su extendida lengua
que provocan arco iris nocturnos
y un instante después…
desatan tormentas

-riela 556-

Anuncios

eterna caracola


“SIN saber qué hay más allá de los países y los mares,
sin saber que hay diferencia entre un día y un año,
mas que en realidad no hay diferencia alguna”
Jüri Talvet.

_______

mi guayunata de versos, serenata al oído
mi guitarra sin cuerdas y mi eterna caracola

hoy traigo conmigo la canción de los mástiles
y pongo en tus manos el cadáver de la mariposa que sedujo a la flor

y la dejó sin aroma, sin alma, sin domingo en sus pétalos
pero que adornó con alas, sus tres madrugadas

-543 riada-

estridencia de dos


“PERO su cruel belleza es implacable
bellísima;
no hay una fronda de reposo
para su hiriente luz
de estrella en permanente fuga
y desespera comprender
que aún la mutilación la haría más bella”
Eduardo Lizalde.

_______

evidentemente, hay estrellas sin cauces fijos
hay pequeños peces con estropeados indicios de mármol
y tantos ingrávidos encantos que sobrevuelan sus trazos de labios

como quien emerge de profundos augurios
yo respiro el pulso de su perfecta densidad de muñeca
como si ella fuese, un volcán a mi deriva

y ella, que casi nunca me mira
de pronto me escudriña y radicalmente pregunta:

-¿cómo así es que a mónica bellucci no le gustan las dietas
y mucho menos ir a los gimnasios, ah?

-¿y qué sé yo de la mineralogía altanera en perugia?
-pues nada, más allá del travertino chocolate sobre unos labios

y así siguen mis fósforos y astillas más allá que a la deriva
pero detrás de ella…

y siguen las anchas bandas de versos
extendidas como el fango al deseo

como unas manos, a esta estridencia de dos…

-riela 536-

nada


“TODA la tarde estuvo mirándome desde no sé dónde
Toda la tarde
Y ahora que te veo caigo en cuenta
Venís a consolarme”
Ramón Palomares.

_______

hay ventiscas creadas por unos tunantes pájaros portátiles
y un resumen en cautiverio, entre gariteros ardores
tan ebrios de ocaso

es la música hecha grito plasmada al primer antojo
es el andariego errante que pasea sus envolturas de sueños
entre sombras insomnes, ya saturadas de polvo

furtivas, erráticas, temblorosas…
así de nada sirven las ganas, ni las formas, ni la sólida cordura

en nada ayuda esta incierta falta de penumbras
ni los presagios al vaivén de unos delirios complacientes

nada sostiene al cántaro vaciándose al borde del abismo
ya nada ampara el reproche del lápiz a la hoja medida y ya cortada

-riela 533-

enarbolé cayenas


“EL peso de la realidad
cae, como una catarata
y no sé cuánto tiempo más
aguantará mi espalda”
Judith Lázaro Moyano.

_______

yo anticipaba tus estornudos
como a los relámpagos, desde mis astillas

hasta tocar la metáfora, te besé
olvidando todo alfabeto de mis viejas nostalgias

enumeré lo perdido
y hasta bailé esas baladas
aún encriptadas en tu risa ruidosa

mordí los festejos
que huían del ardor de tu sexo
al ritmo del milagro que encendía a los amaneceres

asumí cada pétalo
y todos los añicos de tus aciagos temores
y enarbolé cayenas, huérfanas cayenas hasta tus ojos

te amé
en tu traje de instantes
como el insecto a la lámpara -pero eso ya lo sabías…-

-532 riada-

guayunata


“LINDA guajirita yo te estoy queriendo
Y por tu cariño
Yo me estoy muriendo
Siempre me decís que soy majuraz
Y yo solo digo chinita anapiakay

Ay tapula pia makanaka taipunai
Guayunata linda ta chequem pia”
Rafael Rincón González.

_______

mi musa y garulla
mi baraka de siempre,
guayunata que me sostiene
los candelabros de la lluvia

ella es la maja del disparo alegre
mi guaricha de las mañanas,
chama siete tres nueve
la de las naranjas

andariega…
ella es la que llena
con sus lunares, las graderías del alba

frasquitera…
cuando ella navega
y suelta, sin saberlo; todas mis amarras

-riela 530-

en alas de unas palabras


“CUANDO miras mucho tiempo el interior de un abismo, el abismo también mira el interior”
Friedrich Nietzsche.

_______

como quién anhela ser simple pájaro y vuela

en alas de unas palabras, me hice mes
entre la desmesura sorprendida de tu mirada

intentaba habitar furiosamente
tus silencios que huelen a tamarindos

y esa humedad de tus uñas se dispersó alrededor de mi boca
(pero tus manos, a mitad del sueño se te hacían mariposas)

…y así un día amaneciste sábado, con todas tus ventanas abiertas
yo fui la hoja que cayó ante ti, desde la espesura de los naranjales

rodamos y rodamos hasta el destello sobre las alfombras

y desde entonces nunca más viví los lados grises del frío

 

-520 riada-