del blanco lodo


“SUS mundos opuestos
se encuentran en taxis
y charlan diciendo
que el piano está triste…
que comprenden
la cuestión y que
Bach se resignó
a no volver
a tocar.”
Franklin Pire

_______

mi primer asombro, es ver rodar al tiempo
como un hechizo ante tus ojos

regalo inmerecido, es tener que mirar tus labios rojos
todavía lo suficientemente invictos

todavía eres la “mujer del delantal” con su paraguas
narrando conmovida, cómo es que la lluvia de años
se le viene encima

la que humedece sus ganas junto a su pan -y las de anoche,
aún espesas- en su jugo de naranjas o en su café con leche

soplan los metros de viento y arrastran tus globos
-llenos, no de aire sino de vida- hacia campos abiertos de lunas

arrugas la cama con tus tímidas manos blancas
que de nuevo, sucumben trémulas al volcán de tu vientre de agua

una canción distante llega rompiendo todo precario silencio
haciendo añicos de tus más íntimos cristales…

los brazos largos de un recuerdo te alcanzan -manantial de olvidos-
arañando los pocos amaneceres lujosos que aún te quedan

-57 riada-

fresh start


“AÚN hay noche donde tus ojos
hacen fuego y aún eres vertiginosa
del instinto, anémona deshecha
en un océano triste.”
Guillermo Sucre.

_______

-¿te imaginas?
-¿qué un día podamos escapar del sepia
de esas fotografías?

y a partir de allí nuevamente -fresh start-
sin importar lo que ha llovido
desde entonces…

ni los dolores transcurridos, ni los adioses,
ni las fechas celebradas o las olvidadas
y bañadas de reproches

yo te compraría de nuevo, esos jeans, -¿eran levi’s?
que tanto desdeñabas por apretados
o por “old fashioned”, no recuerdo…

y mantendría para mí
ese mismo corte de cabello, a lo “benjamin braddock”,
por los siglos de los siglos, amén

-45 riada-

treinta y siete segundos de silencio


“LO que no digo me persigue
se instala en el día,
lo corroe.”
Rafael Cadenas.

_______

llenando con palabras las gavetas de la noche
mientras dejo a remojar estos versos sobre la bandeja imprecisa
donde yacen sueltos unos granos de luz

pero nada se mueve sobre la tumba abandonada
de preguntas, de recuerdos,
de esbeltas dudas

si solo se escuchara ese mínimo latir
de las brasas de su voz…

-riela 35-

el color de tus olvidos


“LOS últimos ensueños y las primeras canas
entristecen de sombra todas las cosas bellas;
y hoy tu vida y mi vida son como estrellas,
pues pueden verse juntas, estando tan lejanas…”
José Ángel Buesa

 

_______

 

me gusta el color de tus olvidos
y la forma en que las tardes se estrellan contra tus ojos claros,
embriagarme con tu risa y mirarte cuando doblas las rodillas
enfadada y cuando estiras tus brazos hasta alcanzarme

cuando dices que la luna no es más que un inmenso globo de agua,
cuando me miras y me gritas, espantando los pájaros y dudas
tú eres mi remedio, ese trueno alegre que viene sonando
desde los confines más extraños de una aurora

me gusta refugiarme en tu mirada y viajar en tu nostalgia de velero
andar sobre tu piel como un ángel, o como una gaviota
que sobre la fina arena, dulcemente camina y sueña
con tardes largas e inflamadas por la melodía del viento

me gusta el ruido del mar sobre la geografía de tu cuerpo,
tu olor a pan, tu tiempo de fruta que madura en una noche
es tu voz a mi oído, amor mío, lo que curva la luz de las estrellas

me gusta mirar esas ramas de tus manos impresas en mi vida,
para que te quedes en mí, mariposa ardiendo sobre un cristal
caminas y así, es como dictas la distribución de los planetas

te amo, cuando tejes claridades entre el fuego y las cenizas
que me pueblan, te necesito, para que mis palabras en llamas
nunca más se dispersen… aquí firmo: mi vida sin ti, es página en blanco

 

-27 riada-

pretender mirarla


“LA belleza de una mujer no está en la ropa que usa, la figura que lleva, o la forma en que peina su cabello.”
Audrey Hepburn

_______

pretender mirarla
como linus a sabrina fairchild aquel verano de 1954
es la eternidad altamente sofisticada

es tan simple cantar a la vida con los colores de audrey hepburn
sobre la eternidad navegada y bajo una lluvia intensa
de emociones reales cuyas máximas dimensiones
sean apenas momentos

es en el umbral de sus formas de mujer
perfectamente perfumadas cuando yo aplano las palabras
que a ella le gustan y las que a mí, me empapan de su alegría

-riela 16-