tanto abismo


“ENCUENTRO blancuras
donde darle cuerpo de mujer a la
palabra…”
Humberto Avilés Bermúdez.

_______

palabras van y vienen
más bien, parecen mares
de asombros recurrentes

-¿acaso la poesía es apenas un soplo de desnudez
al borde de la quemadura seca y plana
del geranio en los labios
de una mujer?

-¿y cuánto nombre olvidado
en el vendaval de tanto abismo
a centímetros de la cúspide de un beso?

-riela 241-

sucede a veces


“LA mesa redonda
las tres sillas:
estoy yo
está el que fui
y esperamos al que seré”.
Julio César Rivera Andrade.

_______

sucede a veces, que dos manos iguales
son las tijeras y el chasquido

dos gotas irreverentes de agua
sobre los rosales del mármol lunar

-¿y qué nos queda de aquellas noches
frente al fuego, cuando nuestros cuerpos
eran los que moldeaban la simplicidad de los sueños?

-riela 233-

y te escribo versos…


EN este mundo inquieto, moderno, apresurado,
tomamos todo aquello que nuestro corazón deseaba -tú y yo,
y ahora las velas blancas de nuestro barco están arriadas
y agotada la carga del navío.
Oscar Wilde.

_______

para ver trepar mi amor por ti
como la hiedra y soñar, con inscribirme
en las páginas abiertas de tu cuerpo

luego vagar como un recuerdo,
como un ruido o como el viento

para que seas mi camino incierto,
mi sueño, mi locura y mi mejor secreto

ah, qué magnífica sustancia es la palabra
que te adorna de una suave y sutil melancolía
así como de luna, pa’ después alzar vuelo

para mirar cómo el viento manosea
los blandos bordes de la tarde, como sintetiza
en frases y oraciones, la danza de colores que descalzos
tiñen de asombro alegre, a tus ventanas de ojos

para contemplar cómo los árboles
ajenos de equinoccios, tocan los climas
afinando los ecos más duros de toda nostalgia
sin quemarse, como esos locos que atrapan estrellas con las manos

-158 riada-

versos de no rima


“KUNDERA, siempre Kundera, cada cuatro o cinco años, cuando alguien me lo recuerda, cuando necesito desnudar las cosas, cuando quiero que me sean dichas sin adornos.
Leo La Insoportable Levedad del Ser.
Me pregunto si de verdad me gusta ese libro o si simplemente me acostumbré a decir que me gusta o si me gustó alguna vez y ya no. Igual lo leo, lo devoro.
Kundera y su sinceridad.
Kundera y sus personajes miserables que no tienen ni siquiera el derecho a un poco de realidad.
Sacados de su mente, expuestos, solos, sin sangre.”
Cinzia Ricciuti

_______

empapada de sueños y de un viaje alucinante
llega la noche y se humaniza sobre la plaza bolívar
donde todo se olvida y luego, se eleva al cielo
con la música predilecta entre nalgadas y besos

-(mi sombra irreverente inclina
sus ganas de dormir sobre unos versos
y los empuja hasta el rincón más cotidiano
y peor malogrado de todas sus guaridas
mientras el hastío, de su coma se despierta
solo para dar, nuevamente… gracias al cielo)

a esta hora la ciudad ya está borracha
y sus ángeles fumando cosas raras
cuidan a las putas que caminan
entre la plaza baralt y el convento,
-asomándose por los ojos de la noche-
con sus mejillas pegajosas
entre el humo y la risa perfecta

sobre el viejo malecón nocturno
la luna bosteza, en su vieja brega
de entender a los amantes,
que azarosos juegan ir al fondo
de la luz amarillenta y lenta
que el sudor ya no detiene…

-riela 90-

del blanco lodo


“SUS mundos opuestos
se encuentran en taxis
y charlan diciendo
que el piano está triste…
que comprenden
la cuestión y que
Bach se resignó
a no volver
a tocar.”
Franklin Pire

_______

mi primer asombro, es ver rodar al tiempo
como un hechizo ante tus ojos

regalo inmerecido, es tener que mirar tus labios rojos
todavía lo suficientemente invictos

todavía eres la “mujer del delantal” con su paraguas
narrando conmovida, cómo es que la lluvia de años
se le viene encima

la que humedece sus ganas junto a su pan -y las de anoche,
aún espesas- en su jugo de naranjas o en su café con leche

soplan los metros de viento y arrastran tus globos
-llenos, no de aire sino de vida- hacia campos abiertos de lunas

arrugas la cama con tus tímidas manos blancas
que de nuevo, sucumben trémulas al volcán de tu vientre de agua

una canción distante llega rompiendo todo precario silencio
haciendo añicos de tus más íntimos cristales…

los brazos largos de un recuerdo te alcanzan -manantial de olvidos-
arañando los pocos amaneceres lujosos que aún te quedan

-57 riada-

fresh start


“AÚN hay noche donde tus ojos
hacen fuego y aún eres vertiginosa
del instinto, anémona deshecha
en un océano triste.”
Guillermo Sucre.

_______

-¿te imaginas,
que un día podamos escapar del sepia
de esas fotografías?

y a partir de allí nuevamente -fresh start-
sin importar lo que ha llovido
desde entonces…

ni los dolores transcurridos, ni los adioses,
ni las fechas celebradas o las olvidadas
y bañadas de reproches

yo te compraría de nuevo, esos jeans, -¿eran levi’s?
que tanto desdeñabas por apretados
o por “old fashioned”, no recuerdo…

y mantendría para mí
ese mismo corte de cabello, a lo “benjamin braddock”,
por los siglos de los siglos, amén

-45 riada-

treinta y siete segundos de silencio


“LO que no digo me persigue
se instala en el día,
lo corroe.”
Rafael Cadenas.

_______

llenando con palabras las gavetas de la noche
mientras dejo a remojar estos versos sobre la bandeja imprecisa
donde yacen sueltos unos granos de luz

pero nada se mueve sobre la tumba abandonada
de preguntas, de recuerdos,
de esbeltas dudas

si solo se escuchara ese mínimo latir
de las brasas de su voz…

-riela 35-