marinera del entrevero


“EL amor o es lluvia o es charco”
Javier Payeras.

_______

marinera del entrevero
la de ese aroma a café que efervece inquieto

tu mirada me trae la música
de lejanas bandadas

que para definir “entreveros” detienes
el gesto de los amaneceres

tú eres la de los ojos verdes
la del albo alegre que persigue trenes silentes
por los andenes del alma mía

la que pinta este noviembre
entre la algarabía y el silencio tenue
que pueblan de polen a tu sonrisa de niña

-605 riada-

Anuncios

salven las ranuras de la noche


“DE aquello que soñabas realmente
no queda más que un silencio sideral
un lento descorrer de las estrellas
en charcos y filamentos de oro”
Giovanni Ibello.

_______

entre palabras que embisten desde la memoria yerta,
la lluvia sustenta las salpicaduras de su propia voz

los pájaros de la reminiscencia parecen sombras
de esas que llegan a destiempo a posarse en paredes vacías

que borren la luna…
-no importa- pero salven las ranuras de la noche

son tan absurdos los fieros alardes suyos ante el destello
que permanece demasiado tiempo deshabitado

languidecen hasta el ocre las manecillas de los relojes
que ventilan y se impulsan a las abreviaturas del tiempo
como si interpretasen la torpeza de tan poca luz…

 

-riela 604-

quiero que demores los semáforos


“TE quiero, me decías y en mis hombros
venías a morirte de silencio”
Delfina Acosta.

_______

 

hoy quiero que demores los semáforos

que lluevas y me envuelvas de atardeceres fríos
y que luego envejezcas, orbitando barajitas de béisbol en mis olvidos

hoy quiero de ti, esa boca de página en blanco
que manches con tu café al recinto de mis silencios
y que bailes de nuevo, conmigo, aquel twist de minúsculas inusitadas

hoy te quiero descalza, resbalando sobre puntos suspensivos
pero también te quiero exacta, desnuda, fiera, solitaria
como en un poema de cortázar

-585 riada-

dos amaneceres


“SIEMPRE es mejor caer al mar,
irse en el agua que devuelve,
catapultarse mineral en las corrientes
y regresar paisaje que se cumple”
Ricardo Venegas.

_______

-mares que flotan en las alas migratorias de unas mariposas
-la tarántula que ioniza a la lluvia y la convierte en caricia
-el gato que protagoniza la danza de la luna sobre las cornisas

es el baile de las contradicciones zodiacales,
de unos labios que trepan antiguas enredaderas celtas

tú y yo, en la espesura de un párpado
fotografiados, solubles e insomnes
sobre la tersura amenazante
de dos amaneceres

-583 riada-

a cántaros la vida


“VALPARAÍSO,
reina de todas las costas del mundo,
verdadera central de olas y barcos,
eres en mí como la luna o como
la dirección del aire en la arboleda
Pablo Neruda.

_______

a cántaros la vida
aunque se nos esté muriendo el alma,
que aborígenes son las gotas de la alegría
pero tan efímeras, como las lágrimas

-¿amor?, ¿pasión?, ¿deseos?
aunque muerdan con mucha rabia
simplemente son destellos
únicos sí, pero tan breves llamaradas…

-riela 579-

si la mañana encalla


“A diferencia de ti, los demás viven sólo ese momento
y son la espuma indistinta”
Rodrigo Arriagada-Zubieta.

_______ 

si la mañana encalla
entre los arrecifes; no digas nada, no te asustes
solo mírame entre la magia del agua que conjugan los azules

me hablas y me trenzas unos ríos
cuando al amor mío, nada más consuela
sino remotas y venideras, esquivas y peligrosas las respuestas

izando pájaros con viejas cuerdas de luna
al mar se desnudan, fechas que llegan vestidas de promesas
y si yace abierta una duda, es tu risa la que anda suelta
marinera, entre el viento, el mar y la bruma

-578 riada-

pesares


“HAY cosas que eran trascendentales para María
Como la suerte de soltera que la acompañó toda su vida
Sabía que desde un desconocido destino esa era su promesa
No cabía en su memoria la distancia de este mundo
Mundo de Nueva Venecia y puro lago
-mundo vení conmigo a saltar el lago-
Vení a volver la arena tierra de ilusiones
Abrí mis páginas para imaginarte amplio y oscuro como el
Caracol”
Iliana Morales Gollarza.

________

pájaro que vuela alto
hasta la cumbre umbría

ay mi pie, ay mi mano
-¿hasta dónde alma mía?

a ti arrimo mis desvelos
dulce sueño, calma orilla

te quiero y por eso vengo
-¿hasta cuándo alma mía?

el agua dulcemente canta
sus cántaros de alegría

al agua muda y cansada
-¿hasta dónde alma mía?

ahora me iré lejos
y quizás regrese un día

para mirarte de nuevo
pero… -¿hasta cuándo alma mía?

-566 riada-