ráfagas de estaño


“HAY trenes que se empacan en maletas
aviones que se guardan en sombreros,
barcos que se doblan en pañuelos
y carrozas que se calzan con los guantes.

Las estaciones, en cambio, no caben,
no caben”
Marcela Rosales.

_______

su nombre tiene ese nivel de acrobacia
que a mí me adormece sobre el costado más lindo
de sus peripecias

su belleza es la que flota de los fríos retratos
en mis paredes

ella es tan peligrosa, como esos torpes arrebatos,
tan impredecibles que muestran los locos
bajo la luna llena

ella es la dueña de mis ráfagas de estaño

la de las suaves manos que juntan y pulsan cometas y diccionarios,
la de la aleación perfecta que llega y perfuma con su presencia
al refugio de mis recuerdos, ya convertido para ella
en simples ráfagas de versos y frases

-riela 378-

vestida de palabras


“EN las escamas de un pez de hojalata
leí la llamada de nuevos labios.
Y usted
¿se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?”
Vladimir Mayakoski.

_______

vestida de palabras minuciosas
para dilapidar otra madrugada

con el brandy nocturno imprecisable
y el cigarrillo en la mano ciega

como el bocado perfecto
para amanecer en una boca insomne

con el botín de rilke a bordo
eres como la hoja de un cuchillo

te basta sonreirme para escarbar
en el silencio donde vivo, como pájaro en la fruta

déjame ser predicado, crepúsculo, gesto, partitura
musa desnuda, limpio pecado, suave llovizna, estación
mármol iluminado, postura de maniquí,
suspiro tuyo, misil… -me dices-

vaya precariedad la de tu oferta, mi dulce marinera
-te miro y sonríes de nuevo-

ahora, cuando el viento entre las hojas apenas llega
deletreando tu nombre de madera sobre mi cosecha inútil
de luz estridente y en el incienso,
ya ardido de la noche

-369 riada-

mírame zarpar


“YO que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar”
Pablo Neruda.

_______

quédate
mírame zarpar y llegar
sin la cadencia de unas rimas

déjame estrenar atardeceres
desde las comisuras más tercas de tu boca

y ya incrustados en la noche como dos alambres

seamos dos locos, de esos
que perfilan desde un techo a las estrellas distantes

de esos que amarran y sueltan la dicha
sobre un presupuesto de majas ganas infinitas

-359 riada-

el anagrama de su ausencia


“SI nuestro encuentro llevara al recuerdo,
dejadle prisionero.
Si nuestro abrazo, a la pasión, pensadlo:
no habrá regreso”
Raúl Castillo Soto.

_______

-¿dónde encuentro yo ahora
las palabras de amor que me faltaron
para completar el anagrama de su ausencia?

-¿dónde ese vuelo de su risa de colegiala
que habitaba mis mañanas, y dónde aquel poema azul
que ella apretaba contra su pecho de río pequeño, sin tinta?

-¿en qué fragmento indescifrable de su mirada
perdí yo, la geometría de faro alcanzado y en qué cuaderno mío
no pinté para ella un paisaje de playa lejana, con palmeras y pájaros

marinera…
mi océano infinito de ilusiones estampadas
déjame otra vez, en aquel puerto traslúcido de zarpazos blancos
donde cada noche, yo colectaba estrellas y fabricaba letras
hasta completar su nombre

 

-riela 335-

y te llamas…


“SI conociéramos el futuro no saldríamos de la cama”
Julia Roberts.

_______

miras los geranios y te convocas a ti misma, hasta la fina presencia
esa que sustenta en el aire a las ráfagas de nostalgia
donde cohabitan las más hermosas palabras
formadas de sílabas, casi incineradas

cuentas luces
de esas que corren como los suicidas
pero descuentas las estrellas más lejanas

sueltas tu nombre en 280 westbourne park road
hasta la multiplicación del silencio, tras la puerta azul

sabes el secreto asimétrico del grito al oído en la página del blog
donde sangra la poesía desde las venas, desde unos versos tan simples

y te llamas…
-¿cómo te llamas julia roberts, en el personaje que interpretas en notting hill?

-298 riada-

otros atardeceres


“NADIE oye lo que la piedra guarda dentro de sí.
Insignificante, es solo de ella, como el dolor,
Atrapado entre el cuero del zapato y la suela.
Aleš Šteger.

_______

la luminaria del sol se despeja como una ecuación
pa’ que los pájaros pongan a dormir sus cantos
hasta dejar al silencio, sin más excusas

la ausencia no tiene colores
pero recoge cromos y colecciona barajitas de melancolía
mientras olvida sus setecientos treinta y nueve franjas de aromas

si tan solo sus palabras
poblaran para mí, otros atardeceres
con soles de duraznos y blancas nubes de papel

-riela 125-

pretty woman


“PRETTY woman won’t you pardon me
Pretty woman I couldn’t help but see
Pretty woman that you look lovely as can be
Are you lonely just like me”
Roy Orbison.

 

_______

cinco de la mañana
casi a ciegas

en tv “pretty woman” disléxica, todavía despierta
su estrógeno come las uñas que no encuentra
en su sombra carente de silueta

otra boca barre despacio las primeras hojas secas

octubre afuera
y la agonía del verso subiendo las escaleras

tocan a la puerta
su nombre es el que llega,
entra julia roberts

me asomo a la ventana para recibir otro regalo
-casi un milagro- la insólita ternura del amanecer

 

-riela 81-