el fragmento más frágil


“DE Chachopo a Apartaderos
camina Luz Caraballo
con violetitas de Mayo
con carneritos de Enero
inviernos del ventisquero
farallón de los veranos
con fríos cordilleranos
con riscos y ajetreos
se te van poniendo feos
los deditos de tus manos”
Andrés Eloy Blanco

_______

un día le dije
que el amor se elevaría como el fragmento más frágil
de la post data estructural, en la minuta final de los tiempos,
y no me creyó…

un parpado custodiado, era ella
en aquella cajita misteriosa, dentro del equipaje
de mi maleta marrón, que flota como un cadáver sobre la última gota
de silencio eterno

y ante la extraña presencia de unos peces
en el caudal de las últimas estrellas metálicas
dentro de un círculo de fuego, desfallece un suspiro suyo, bajo la luz
de una lámpara de mesa

-riela 249-

LO SIENTO


“UN libro no es más que parte
del pago de una deuda.”
Sara Cohen

_______

muchas veces el viento,
como a veces, también los ríos o el amplio mar
nos traen desde el otro lado de los sueños
hasta la más íntima trinchera,
esa orilla plana del recuerdo:

-un zapato huérfano, zapato de mujer
-el poema de amor más efímero del mundo
-una extraña espuma rizada de palomas blancas
-la alegría descalza corriendo detrás de los tamarindos
-un barco en la plaza para no morir de mar en la calle
-la renuncia escrita, ya firmada, y dirigida a la herida
-una multitud de grillos para comprender a la lluvia
con esta post data de apenas dos palabras al amor…
LO SIENTO

-riela 246-

más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”.
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-

así las tardes


“ERES infinito en el vacío que llena
tu alma, mudo e incomprensible como un punto
en el horizonte. a veces, a causa de tu mirada
fija, tiemblan enjambres de estrellas y entonces
comprendes que estás parado en el borde donde confluyen
el cielo y la tierra. como en un mapa
medieval.
Jure Potokar.

_______

así las tardes
las de nácar y luego de arena

cuando septiembre subía la yedra y un suspiro suyo
adormecía los mármoles más allá de las trenzas y fronteras
que juntaban y apretaban los peldaños de la tarde

y era ella, quien pintaba de olvido, el amor furtivo
de unos trovadores eslovenos

y crujían las ramas al canto curvo del fuego
desde lo que una vez, fue el continente
de su espalda

-riela 243-

sucede a veces


“LA mesa redonda
las tres sillas:
estoy yo
está el que fui
y esperamos al que seré”.
Julio César Rivera Andrade.

_______

sucede a veces, que dos manos iguales
son las tijeras y el chasquido

dos gotas irreverentes de agua
sobre los rosales del mármol lunar

-¿y qué nos queda de aquellas noches
frente al fuego, cuando nuestros cuerpos
eran los que moldeaban la simplicidad de los sueños?

-riela 233-

de marrón a pelota


“TY Cobb vivía fuera del terreno como si deseara vivir por siempre,
pero dentro del terreno vivía como si fuera su último día.”
Branch Rickey

_______

en caracas
en la esquina marrón a pelota

nos ajamos
para después correr a empaparnos
en las esferas que nos sobraban de la lluvia

y volveríamos
pausadamente, cualquier otro día

como la mies de cualquier otro marzo
con las pupilas incendiadas de los colores
de los setecientos treinta y nueve pájaros
en cuyas alas, alguna vez revolotearon
los juegos pequeños y las pelotas de goma,
las carreras llenas de bases de cartón
y esa taquicardia de la ropa mojada
que nos vistió la niñez, de béisbol

-228 riada-

su ternura de barco


“CUANDO mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando”.
Rabindranath Tagore

_______

ella se ha convertido en mi frontera demarcada
por relámpagos azules

hermosa, descalza y fiera
emerge sobre los cadáveres de mis dudas

su mirada se ha robado la quietud cansada
de mis inviernos

golpe diminuto, dame otros minutos
para contar sus lunares

casi llega y sus pisadas arden
me trae al viento de occidente en su ternura de barco

transita inquieta y así navega por mis venas
como buscando unos versos del salitre de neruda

yo muero por el agua de su risa y mis ojos
apenas se sostienen asomados a su abismo azul

su pie más izquierdo pulsa los escalofríos
de mi pecho y mi corazón se puebla de alegrías

yo, un puerto que solo se sostiene para la espera
ella es la pupila azul, atravesada por la luz de la luna

la espero, frente a este mar abierto
bailando al filo de las palabras que ella me enseñó

mi boca la espera para escalar los centímetros
de sus labios, y supura la nostalgia en letras livianas

el viento se asoma por las ventanas del mundo
y aquí estoy, sosteniendo al tiempo entre palmeras

y con estas ansias de amarla que corren
como caballitos de mar, como costura en los harapos
como ilusión oceánica, sin término ni ocaso…

-riela 224-