letras que trepen


“ERES la mujer que pasa
como una hoja
y dejas en los árboles un fuego de otoño.”
Giuseppe Ungaretti.

_______

quiero escribir:

unas letras que trepen
hasta anochecer con su nombre

unas palabras que coloreen
a todo este desorden tan torpe

unos versos que perfumen
su ausencia

un poema, que simplemente
me lleve a sus ojos

-riela 72-

tu sonrisa y media


“HACE mucho tiempo, muy lejos,
Estas cosas ya no pasan hoy en día.”
Bob Dylan.

_______

seis de la tarde en tu sonrisa y media

es el silencio más largo en tu mirada
de mujer hermosa bajo la lluvia

hay extraños desequilibrios mecánicos
en las rótulas de tus rodillas y errores estructurales
en las etiquetas de otras sonrisas que pasan, ruedan, vienen y van

no entiendo ese escozor del cual pintas tus distancias
mientras la orfandad de mis dudas se mece
en los ojos de la tarde y finalmente
desmaya

palabras al acecho de sueños ya prorrogados
trampa y reposo de la manzana más verde, más original

puntualidad en la subasta de antiguas piedras ornamentales
-como lágrimas- sobre el borde ansioso de un abismo
donde la piel todavía yace despierta

las olas menudas -lo sabes- llegan por ti, victoriosas
vestidas con hermosas escamas blancas

-70 riada-

desde una estrella


“TODO es ascendencia a partir de esa hora.
Con la marea de los pechos, sube la sombra.
La espuma de mis labios te llega al cuello
y llegada al cuello me ahoga:
¿Cuántos nombres de eclipses sabrá tu boca?”
Pedro Olvera.

_______

ella cayó desde una estrella
mientras yo, simplemente me arriesgaba
en el énfasis de mi nostalgia

se materializaron los grillos y sus cantos triviales
las horas perdieron sus zapatos, mientras de ella se vaciaban
mis VOCALES DOMÉSTICAS (así de fuerte y en mayúsculas rodaron todas)

los atardeceres, de nuevo se asomaron
por las ventanas de ojos del mundo
a mirar la fiesta de dios

ella, una noche y ya vestida de marinera
en la mitad de un incendio de luna sobre maracaibo,
me apuró a romper la cotidianidad de mis versos con los golpes
de su acento del sur

me enseñó ese sonido azul castaño, de las gaviotas en sus fotografías
y por fin, desarmó hasta la borrachera todas las anclas
y todas las amarras mías

-riela 68-

ventisca lejana


“¡QUÉ! ¿No me oyes? ¿El rumbo
no tuerces? ¿Orgullosa
descoges nuevas velas,
y sin pavor te engolfas?

¿No ves, ¡oh malhadada!
que ya el cielo se entolda,
y las nubes bramando
relámpagos abortan?”
Andrés Bello.

_______

comienzas por detestar el aire que respiras
y temes a las ráfagas de anhelos y dudas
que todavía te asombran

después, deseas alargar la noche, o comprimirla
hasta + allá de donde te alcance la lluvia
para entender que estás atrapada

enamorada, desnuda y primaria
entre los helechos de palabras distantes
y bajo una luna, casi perfectamente incendiada

algún día, tal vez, vas a querer comprender:
-¿cómo así, es que tu amor naufraga en una ventisca
tan lejana de versos?

otro día, lograrás quizás, atrapar con las manos
entre un cielo y mar, una vasija de silencios míos…
para que la llenes con tu sal, tus palmeras y relámpagos

-67 riada-

federica y lola


“EL Mar
juega con la Botella
la desnuda
la enreda entre sus patas azules
le da vueltas”
Ana María Iza.

_______

me paseabas y mostrabas la misma ciudad sureña de siempre,
con tu alegría rozando mi ropa y tu estrategia
del beso y asombro de siempre…

-antes que el mall -me decías- aquí estaba la embotelladora
de sueños y más allá el bar “streap tease”,
donde bailaban federica y lola

y me enseñabas tu pecho

yo todavía construyo y reconstruyo
y algo de ti, aún anda salivando en mi boca

las desveladas manos de obrero que tengo
todavía sostienen los fósforos
que me alumbraron al pozo
de tus pupilas rurales

bendita tu cinta transportadora de besos
benditas las ruinas y la maleza de entonces
benditos los puentes caídos y las tuberías rotas

y bendito sea este día que deshoja conmigo
tu hilarante sonrisa aún vestida de rojo

-64 riada-

un soplo


“HAY que seguir el hilo del sueño
tejido en el tiempo.”
Cristina Elena Pardo

_______

te amé a grandes pedazos de miedo
cuando apenas ascendías a soplo

a duros recuerdos y a minutos descoloridos
entre las paredes senoidales del tiempo

así te amé, pequeña y recién llegada
cuando eras menos que una página escrita

 

-59 riada-

frases tan tuyas


“¿CUÁNTOS caminos debe recorrer un hombre
antes de que le llamen hombre?
¿Cuántos mares debe surcar la blanca paloma
antes de dormir sobre la arena?”
Bob Dylan.

_______

-desvestida a lo incierto
-marcada por regiones capilares
-navegada, en tus ansias de asombros

-conquistada en la carne
-tuya, al guiño de tus jueves favoritos
-confesada, en el lupanar de tus ojos

-asomada, a la amabilidad de tu boca
-quieta, al manoseo experto de tus manos

-tibia, a tu proximidad golosa
-despacito y sin secretos

son estas “frases tan tuyas”
como un río al mar de tus presagios
asimétricos, absolutos, vastos…

 

-30 riada-