mágico embeleso


“AHORA, que emprendo nuevamente la marcha,
vuelvo el rostro hacia el lugar donde solía morar
y veo al gato iluminando la ventana.
Cierra los ojos.
Comprendo que se ha ido”
Roxana Elvridge-Thomas.

_______

la música
nos traerá siempre
ese mágico embeleso
con que la antropología convierte al pez
en el ala del cometa

llueve
sobre el bosque de escamas fluorescentes

la noche dibuja sus mitades de orificios negros
y la flor que tiembla, añora ser el último retorno
de algún pez

para que nos quede otra cosa
que no sea solo mar y espuma, que llueva y llueva
sobre este incendio que repara todo rasguño
inútil

y colgado del séptimo cielo -que sobreviva-
con todas sus banderas desplegadas
ese pez que ahora fuma

-riela 599-

Anuncios

ojos de almendras


“MI historia está llena de silbidos y dédalos,
de voces y de veces, de jodidas preguntas,
de estaciones narradas para un inventario
de cicatrices y de resonancias”
José Luis Díaz-Granados.

_______

de ella nació hasta mis arterias
este rito fluvial y aquel pacto sagrado
de mis ojos con sus ojos de almendras

de ella, me gusta la luna tras la niebla escondida
y los bucles de su pubis al viento, deletreando
paisajes bajorrelieves sobre la arena

de ella, la risa y su extendida lengua
que provocan arco iris nocturnos
y un instante después…
desatan tormentas

-riela 556-

asombros recurrentes


“SER las raíces. En el subsuelo al que jamás
desciende un rayo. Donde la luz nunca echa un vistazo.
Una rama sin pájaro. Una rama sin hojas”
Vizma Belševica.

_______

a duras penas…

contra el viento que arrastra a las tormentas
la poesía se me escurre, se me eleva, se me suelta

con asombros recurrentes vestidos de tinta negra
y como el mar, frente a los límites abiertos de la cubierta
del velero perfumado de emociones, que ella era…

y así, todavía me llega
como los peces o las alegrías pequeñas
en sus setecientas treinta y nueve maneras

-riela 488-

apuntala la fanfarria


“EN los atardeceres
Cuando los soles sin piedad se desvanecen,
Cuando la brisa se instala en el recuerdo
Y los espejos saben que su hora ha llegado,
Dibujo con mis manos tu mirada”
María Cinta Montagut.

_______

apuntala la fanfarria
y se hace trampa inmerecida
a centímetros de un “te quiero”

-¿y qué traman las palabras
cuando el oleaje simplemente las delata
frente a las marcas desprevenidas de un beso?

cuando ya en fuga
sin el afán de la música vespertina
cicatrizan en los temblores de la piel ardida

cuando ya calladas,
solo indagan nuestras sombras en pequeños círculos
a la orilla de esos talados mares en la más hermosa de las locuras

-riela 389-

toda la memoria


“NO, no son los brotes de los árboles:
es que ciertas noches, amiga mía
nuestras palabras
perfuman”
Alessandra Racca.

 

_______

te llevas las horas de mi bosque de ventanas

mi rosa de los vientos, mientras giras caprichosa
devorándome en la noche, en que tú, quedas intacta

yo me amparo en esas sombras
y en las veces en que tú, te agitas y reposas

de repente, te detienes a contar estrellas
en mis versos invernales, tantos bajorrelieve

y todo se me rompe ante tus pestañas
y en la avalancha de ruidos
sin premura, se me borra
toda la memoria

-327 riada-

dos vivos silencios


“LLEVO al mundo como pendientes en mis orejas,
rozo con mis pestañas a los desconocidos,
beso manos de transeúntes
(hormigueo en los labios).
Que alguien me aborde,
soy el metro que esta ciudad jamás conoció”
Mayra Oyuela.

 

_______

mañana será el mar
la arena blanca, de nuevo
las sílabas barco de su cuerpo

su mano, ya sin un pañuelo
pero algo suyo me llevo
algo mío le dejo

me llevo dos vivos silencios
dos profundos verdes misterios
que en sus ojos elevaron los incendios

dejo a su oído el soplo de un verso
ansioso, como la ráfaga final del viento
esa que levanta la falda al frenesí de un beso

-riela 314-

frente al mar


“CALÍOPE (Καλλιόπη, ‘la de la bella voz’) era la encargada de la Poesía Épica y de la elocuencia. Se le representaba con una lira. A veces también portando una tablilla y un estilo o con un rollo de pergamino”
https://asusanazan.wordpress.com/

 

_______

desde los ramajes del poema
me gusta sentarme frente al mar
y mirar el poliéster policromático del sueño
donde calíope daba vida a sus viejas nostalgias
hasta más allá de la latitud inútil, donde ulises suspiraba
su ansiado momento del eterno naufragio

-riela 313-