amante


“LA noción de desgaste viene de la lenta mirada vuelta
a lo propio perdido”
Luis Moreno Villamediana.

_______

cierra la noche sus pétalos más íntimos

un poeta narra lejanos versos de amor,
son poemas de esos que suicidan a los amaneceres

habla de la lluvia sobre los humedales
y de unos alambres que mueven las piernas de una mujer

sangra en blanco y negro mientras quema sus naves
en la tímida orilla de unos labios que la memoria apenas dibuja
-son labios de esos que enderezan a las mareas-

sonríe metáforas y sobre la brevedad de un suspiro muy suyo
cosecha orfandades en la sombra de ese árbol-mujer
que baila un twist al borde de un abismo

subraya cien veces la palabra “amante” que yace plana
y desnuda sobre la borrachera de una hoja, mientras va olvidando
las intermitencias en las luces afiladas de la noche

-riela 652-

Anuncios

ella


“TAL vez nadie te ame como te amé aquel día.
Ni yo misma. Qué oscuro estaba el aposento.
En la dicha que fue también padecimiento
tu clandestinidad era, en tinieblas, mía”
Silvina Ocampo.

_______

ella tiene la edad de las rimas
que procuran la perfecta ondulación del vuelo

en ella yo miro fragmentos de luz deshojarse en sonrisas
y de sus pupilas redondas se dispersan los colores de un sueño

en ella no hay ruidos ni sombras, sino las ráfagas suicidas
de una música conquistando el sur de estos versos

y qué decir caramba…

de estos mechones de alegría
que desvisten la palidez de su acento extranjero

cuando ella, al acecho
impregna de su dulce aliento a los misterios
que a cántaros precipitan desde el temblor de unas cordilleras

-riela 640-

tu ala de letras


“NO lo sé.
Les digo que no le conocí
pero tampoco puedo asegurarlo
porque el otoño sella la memoria”
Jorge Ruiz Dueñas.

_______

hoy me dices:

mi ángel, escribe rielas…
hazme versos con el combustible de tus venas
que tus manos manipulen y reparen la brújula de todas las quimeras

y luego espera
el arrullo del secreto aquel, como de corriente alterna
desde una proa centellante, que al final, es lo que te gobierna…

mantén en alto tu ala de letras,
escribe y describe bajo la luna grande, junto a la llama pequeña
cierra los ojos, que la música enredada con la lluvia, son ahora tu frontera

-riela 634-

a veces, ella


“EL amor en mí no se toca
se escribe”
Damsi Figueroa.

_______

para mirar sus fotografías
me visto de estropicios

apago las estrellas
que ya encuentro apagadas

imagino la textura de su ropa mojada
sobre la total indiferencia de:

-un diván menos cómodo para la ternura
-otro lunes en la agencia NCIS
-un desasosiego menos torpe, quizás
-un concierto breve de riadas
-cien veces la riela 522 para olvidarla de memoria
-mi libreta de verbos subjuntivos
-yo, en última persona
-a veces, ella

 

-riela 589-

los síntomas del resfrío


“THERE is never a time when anything doesn´t matter
Nothing is inevitable
Even a wound is a child”
Cassandra Troyan.

_______

hablar de manchas superficiales
para olvidar las que dejaron sus labios en mis camisas
es como entender desde las notas de los suicidas
el canto con que adornan las miradas, dos turpiales

es que yo no sé mirarla con el silencio de los peces
ella duele, ella molesta como los síntomas del resfrío
cuando se me acerca fragmentada dando saltos olímpicos
me mira, me habla y ¡boom!, yo estallo alegre

así como las desemejanzas se atraen y se juntan
ella lee a neruda mientras yo pinto a emily dickinson
desnuda, entre viejos vinilos o en canciones de sabina que son
entre ella y yo, la mejor aventura…

-riela 569-

nada


“TODA la tarde estuvo mirándome desde no sé dónde
Toda la tarde
Y ahora que te veo caigo en cuenta
Venís a consolarme”
Ramón Palomares.

_______

hay ventiscas creadas por unos tunantes pájaros portátiles
y un resumen en cautiverio, entre gariteros ardores
tan ebrios de ocaso

es la música hecha grito plasmada al primer antojo
es el andariego errante que pasea sus envolturas de sueños
entre sombras insomnes, ya saturadas de polvo

furtivas, erráticas, temblorosas…
así de nada sirven las ganas, ni las formas, ni la sólida cordura

en nada ayuda esta incierta falta de penumbras
ni los presagios al vaivén de unos delirios complacientes

nada sostiene al cántaro vaciándose al borde del abismo
ya nada ampara el reproche del lápiz a la hoja medida y ya cortada

-riela 533-

sucumbir a la mordedura


“LIMPIEMOS la cama de las nubes
ella no saben de bombas
ni de tornillos

sólo aprendieron a convertir la luz en rosa

limpiemos sus pies
que están llenos de lluvia

todo
veamos
que no siempre
nos visitaran los cielos”
Luis Perozo Cervantes.

_______

me gusta
mirarte morder las pomarrosas
y luego reír contigo hasta la traducción de los pedazos

sucumbir a la mordedura
y que te apresures a los domingos de pájaros alegres
esos que siempre hicieron cantos con tus silencios de flor

como en esas treguas
que te inclines a la fruta y se fugue tu cordura
al otro extremo de tu risa, donde se pintan verdiazules tu ojos

-527 riada-