riela 687


“ALGUNA noche insomne,
sentada al borde de la cama
los pies en mullidas zapatillas
y la tristeza enroscando
como un gato su cola en mis tobillos,
contemplo su tranquilo descanso,
su confinado sueño,
como si aún flotaran
en la acuosa seguridad de mis entrañas”
Vidaluz Meneses.

_______

día uno:

con esa sed de carne agradecida,
ella se despliega al alba
y desviste con su luz
toda mi dicha

incendia mi alegría
y en las cenizas que van quedando
ella se acuesta, para mirarme todo el día

un segundo después:

ella y yo
habitamos síntomas destartalados
de esa especie de río, de tambor urbano

ya montados sobre el miedo
de halcón proyectado, en vuelo perfecto

sorprendidos en el vértigo
a mitad del espacio y ya detenido el tiempo…

-riela 687-

Anuncios

667 riada


“SERÁS por siempre palabra dormida en mi memoria
la más vaga imagen
de un grito quebrado sobre la alfombra”
César Olivares Acate.

_______

no volverás al puerto que extraña tus amarras
porque ya sabes navegar esas distancias que te definen

el ruido que te despertaba,
aquel canto de pájaro escrito en estos suburbios alegres

aquí insiste, en forma de charcos distantes
que mansamente flotan como ventanas

este mar de formas contemplativas,
estos versos impacientes, buscando ser página a tu vista

son burbujas entrópicas
al filo de un extraño menguante lunar

y al final…
ya perpetrado el desagüe blando de la llama

es cuando se sueltan esos mínimos engranajes
que mi alma reclama a los silencios

quiebra mis remos, marinera
déjalos como peces muertos, marcando las esloras
de aquellas veces sobre la arena infinita…

-667 riada-

663 riada


“CÓMO calcular
la habitación de tu caricia,
reanudar la magia en los rincones.
Cómo regalarte lo único
y esculpir de palabras cada beso.
Cómo anunciar tu llegada a mi cuerpo
alborotando la noche
de canicas celestes”
Aida Acosta Alfonso.

_______

-¿cómo destejes tú los hilos de la lluvia?

-¿por qué cuentas como abejas invernales
a las palabras que huyen de mi boca?

-¿qué verso no te asombra
en el andén de las palabras que asumes tuyas
de esas que ahora huyen de mí, como enjambres taciturnos?

-¿cuántas veces no fuimos pestañas de esas que asechan
en aquel mágico pedestal de las volteretas,
cuando tus labios y los míos hicieron fiestas
o deshicieron fronteras, de aquel país inexistente
qué nos escurría?

ahora ven…
diminuta o grande

sin promesas

conviértete en refugio, en municipio o en capullo
no importa…

pero reestrena aquí y ahora,
todas tus tormentas

-663 riada-

riela 634


“NO lo sé.
Les digo que no le conocí
pero tampoco puedo asegurarlo
porque el otoño sella la memoria”
Jorge Ruiz Dueñas.

_______

hoy me dices:

mi ángel, escribe rielas…
hazme versos con el combustible de tus venas
que tus manos manipulen y reparen la brújula de todas las quimeras

y luego espera
el arrullo del secreto aquel, como de corriente alterna
desde una proa centellante, que al final, es lo que te gobierna…

mantén en alto tu ala de letras,
escribe y describe bajo la luna grande, junto a la llama pequeña
cierra los ojos, que la música enredada con la lluvia, son ahora tu frontera

-riela 634-

614 riada


“POR ti, me desnudo hasta la corteza de los nervios.
Me quito la joyería y la pongo en la mesa de noche,
me desencajo las costillas, expando mis pulmones por toda la silla.
Me disuelvo como un medicamento en agua, en vino.
Me derramo sin dejar mancha, y me marcho sin agitar el aire”
Kim Addonizio.

_______

vulnerables
inocentes que se escapan
a esconder de las miradas
pa’ vestirse de culpables

celebremos la batalla
en silencio, entremos
que sean íntimos los versos
que la luna nos delata

todo el temor escondido
bajo tu falda
permitamos ahora mismo
se vaya

las flamantes primicias
que tu cuerpo me regala
para eso traje besos y la prisa
de atraparlas

sangremos ya
que la herida es de los dos
consumamos ya la sal que dentro
nos aguarda…

-614 riada-

riela 599


“AHORA, que emprendo nuevamente la marcha,
vuelvo el rostro hacia el lugar donde solía morar
y veo al gato iluminando la ventana.
Cierra los ojos.
Comprendo que se ha ido”
Roxana Elvridge-Thomas.

_______

la música
nos traerá siempre
ese mágico embeleso
con que la antropología convierte al pez
en el ala del cometa

llueve
sobre el bosque de escamas fluorescentes

la noche dibuja sus mitades de orificios negros
y la flor que tiembla, añora ser el último retorno
de algún pez

para que nos quede otra cosa
que no sea solo mar y espuma, que llueva y llueva
sobre este incendio que repara todo rasguño
inútil

y colgado del séptimo cielo -que sobreviva-
con todas sus banderas desplegadas
ese pez que fuma

-riela 599-

584 riada


“PERO nada serás
sin estos versos
convertidos en pájaros
en círculos
en pasos
que mis años alargan”
Minerva Margarita Villarreal.

_______

¿es hechizo?, te pregunto
-esos momentos en que todo excepto tú, desaparece

embeleso, maleficio, brujería…
esos detalles que te envuelven de implicaciones inútiles, maria

me hablas y mi vida ensaya esos recorridos
en la cuerda floja entre décimos pisos

-¿qué más sutil y complejo mecanismo
que esos ojos tuyos atrapando a los artificios
esparcidos por los arenales de mi alegría?

son los besos que me debes, frasquitera
ese crédito impagable y transparente de veces
de tu dulce encanto elevándose como la bruma a lo alto

y me dejas con los golpes trapecistas del agua
tan grandes, del tamaño de tus atardeceres

nunca + me sueltes bruja, al enjambre de otros versos
átame a esa levadura tuya que nunca cesa,
a tu sombra más pequeña de pez
solapando estrellas…

-584 riada-