entre miradas


“QUEDARME en el aire como si no estuviera
como si hubiera una forma de existir
faltando”
Ana Lafferranderie.

_______

entre miradas,
como quien come caramelos
y sin saberlo, miente dulcemente por las mañanas

y de repente duelen los viajes
como a veces duele la sangre en las arterias
en esos pesados vagones de piedras que ameritan pronto regreso

descalzos y fríos tiemblan los besos
-¿te acordarás amor mío, cuando yo me vaya temprano mañana
regar de soles tibios, todas las flores que se te asomen por las ventanas?

 

-408 riada-

como los temblores


“SOMOS la marea y el faro abandonado
por aves que emigran o cambian
su osamenta”
Florencia Abbate.

______

como los temblores que garabatean geografías enteras
o como las breves y distraídas notas de amor en los espejos
hoy vuelvo a ti, como a la lámpara que secretea con los insectos
en la precariedad monótona del techo

todo barco, aún a la deriva deja su estela -pienso-
y toda ilusión al borde del abismo nocturno
es un grillo negro -me decías-

a pocos besos de profundidad y a luna plena
te tengo -en esas formas tan hermosamente improvisadas-
como a aquellos textos universales de cervantes
con tu pañuelo impreso de melancolías
te veo venir, te miro y leo

 

-386 riada-

ráfagas de estaño


“HAY trenes que se empacan en maletas
aviones que se guardan en sombreros,
barcos que se doblan en pañuelos
y carrozas que se calzan con los guantes.

Las estaciones, en cambio, no caben,
no caben”
Marcela Rosales.

_______

su nombre tiene ese nivel de acrobacia
que a mí me adormece sobre el costado más lindo
de sus peripecias

su belleza es la que flota de los fríos retratos
en mis paredes

ella es tan peligrosa, como esos torpes arrebatos,
tan impredecibles que muestran los locos
bajo la luna llena

ella es la dueña de mis ráfagas de estaño

la de las suaves manos que juntan y pulsan cometas y diccionarios,
la de la aleación perfecta que llega y perfuma con su presencia
al refugio de mis recuerdos, ya convertido para ella
en simples ráfagas de versos y frases

-riela 378-

vestida de palabras


“EN las escamas de un pez de hojalata
leí la llamada de nuevos labios.
Y usted
¿se atreve
a tocar un nocturno
en la flauta de los canalones?”
Vladimir Mayakoski.

_______

vestida de palabras minuciosas
para dilapidar otra madrugada

con el brandy nocturno imprecisable
y el cigarrillo en la mano ciega

como el bocado perfecto
para amanecer en una boca insomne

con el botín de rilke a bordo
eres como la hoja de un cuchillo

te basta sonreirme para escarbar
en el silencio donde vivo, como pájaro en la fruta

déjame ser predicado, crepúsculo, gesto, partitura
musa desnuda, limpio pecado, suave llovizna, estación
mármol iluminado, postura de maniquí,
suspiro tuyo, misil… -me dices-

vaya precariedad la de tu oferta, mi dulce marinera
-te miro y sonríes de nuevo-

ahora, cuando el viento entre las hojas apenas llega
deletreando tu nombre de madera sobre mi cosecha inútil
de luz estridente y en el incienso,
ya ardido de la noche

-369 riada-

de chiquita espuma


“COMO quien regresa de un dolor muy cierto
y pone en transparencia las preguntas

acude la noche al NO”
Alejandro Schmidt.

_______

de chiquita espuma
se van tejiendo los mediodías de su cuerpo

y al simple azar
se juntan al júbilo de sus formas
hasta alcanzar la circunvalación del color
exacto, que a la deriva tropieza con mi sombra complacida

mi media flor, mi feita
siempre al costado izquierdo de mis aristas

siempre descifrando la ecuación que describe a la alegría
en el vuelo trajinado de tantas golondrinas tardías

-347 riada-

bitácoras


“DESDE la yerta proa, la mirada
hundo en las grandes sombras del vacío;
mis húmedas pupilas no ven nada.
Qué ardiente el aire; el corazón qué frío”.
Julio Flórez Roa.

_______

nada extraño en el debut de las tempestades
a lo largo de la costa-sosiego de este mar en blanco

permutan las formas más elásticas de la melancolía
y no es porque sea el mar el vicio final de un solitario

tampoco es la postal nunca escrita, algo que nos une o nos aleja
sino la forma marítima de manejarlo, marinera

es allí, en la esencia coralina de cualquier naufragio
donde el ruido centellante de la ausencia, arde
entre las farolas de las bitácoras

-274 riada-

más allá del ruido


“ESTAS paredes ya no existen
y aún ocupan un lugar.
Cruzamos puertas, soportes, soleras,
y aún los olores desaparecidos
están allí con los derrumbes de este tiempo”
Rafael José Álvarez.

_______

más allá de la luz
mucho más allá del ruido
-cerca de nosotros-

sobre el litoral de la primera página
del libro sin autor, sin figuras
ni palabras

se asoma el croquis del viaje final

itinerario desolado
el del amor colgado de un labio
desde los tiempos de la erosión del agua

-riela 244-