una pausa eterna


“UNA lluvia de un día puede no acabar nunca,
puede en gotas,
en hojas de amarilla tristeza
irnos cambiando el cielo todo, el aire,
en torva inundación la luz,
triste, en silencio y negra,
como un mirlo mojado.”
Ida Vitale

_______

para mí
un beso suyo es un día claro
una ventana abierta

todo tiempo entre dos besos
es una larga noche

una pausa eterna

-riela 75-

letras que trepen


“ERES la mujer que pasa
como una hoja
y dejas en los árboles un fuego de otoño.”
Giuseppe Ungaretti.

_______

quiero escribir:

unas letras que trepen
hasta anochecer con su nombre

unas palabras que coloreen
a todo este desorden tan torpe

unos versos que perfumen
su ausencia

un poema, que simplemente
me lleve a sus ojos

-riela 72-

federica y lola


“EL Mar
juega con la Botella
la desnuda
la enreda entre sus patas azules
le da vueltas”
Ana María Iza.

_______

me paseabas y mostrabas la misma ciudad sureña de siempre,
con tu alegría rozando mi ropa y tu estrategia
del beso y asombro de siempre…

-antes que el mall -me decías- aquí estaba la embotelladora
de sueños y más allá el bar “streap tease”,
donde bailaban federica y lola

y me enseñabas tu pecho

yo todavía construyo y reconstruyo
y algo de ti, aún anda salivando en mi boca

las desveladas manos de obrero que tengo
todavía sostienen los fósforos
que me alumbraron al pozo
de tus pupilas rurales

bendita tu cinta transportadora de besos
benditas las ruinas y la maleza de entonces
benditos los puentes caídos y las tuberías rotas

y bendito sea este día que deshoja conmigo
tu hilarante sonrisa aún vestida de rojo

-64 riada-

vísteme de abismos


“TÚ no eres un vil copista, sino un poeta!”
Honoré de Balzac

_______

acomoda tu ancla
al lado mío
como si yo fuese un navío

marca todo con tu sombra
que yo quiero sucumbir en derrota
en la palidez oceánica de tus manos

vísteme de abismos
o desvísteme de exilios
no importa

ahora mírame
con el asombro de los sueños nuevos
o con la nostalgia de una pecera rota

-54 riada-

extravíos


“SERÁ sencillo reconocerme
Allí donde perdura el extravío
Y los enamorados se dicen adiós
Y no vuelven nunca.”
Raúl David Márquez Casique.

_______

ya no puedo escribir
que simplemente, la extraño…

pero es esta costumbre

esta forma cuadrada de latir
y este vaivén sin reclamos

esta adicción a poemas que cumplen
con tan experto fracaso

este saber, que sin ella nada ocurre
este morir en versos, en la ausente letanía de sus brazos

 

-riela 53-

vuelo compartido


¿A dónde iré
cuando huya de la ausencia,
cuando quede una migaja de tiempo
y el abismo del olvido?”
Lilia Boscán de Lombardi

_______

en vuelo intacto llega la noche, iluminada de cosas lejanas,
llena de mangos y de uvas de playa, pájaros nocturnos,
de brisa cálida y de olas rompiendo en los farallones

yo imagino tus labios pálidos -mi frágil centella de verano-
tocando mi mundo distraído, tu garbo haciendo fintas
con esta ilusión de pájaro en vuelo compartido

mi orilla abordada por la luz de tu mirada de luna blanca
tu desnudas mi memoria para vestirla de recuerdos que a los dos
nos pertenecen y mi tez ya no es un espectro, un laberinto en la intemperie

como si marcaras la ruta de las hormigas,
exacta como luciérnaga en la oscuridad siento que vienes
desde lejanas esquirlas de frío, corriente arriba hasta mis sienes

inclinando estos versos a tu abierto aroma, lanzo esta noche
redes imaginarias al estruendo hermoso de tu voz, y te alcanzo
entre las grietas de las palabras lacustres, que vivo escribiendo yo

aquí las horas y las olas llegan y rompen
ya tú sabes que yo suplanto a los ruidos con largos silencios,
las hojas sintonizan la melodía del viento en arrullo eterno a unos grillos

y como quien anda alegre, inventando nombres
para las cosas que ya lo tienen, así ando esta noche yo…
nombrándote: delirio, guitarra, zarpazo, agua, eco, incendio, grito

-50 riada-

lourdes vargas


¡Y si después de tantas palabras,
no sobrevive la palabra!”
César Vallejo.

_______

riela la luna en su espejo de agua
y otra vez, te han dejado esperando
lo prometido, una madrugada

tus ojos en la latitud de la noche
son dos grillos callados, en la rama
donde antes se mecían los alborozos

a tu temprana edad y cintura bajo
te vas, tristeza arriba y enamorada
sin treguas, a tu red de llantos

la inocencia se te derrama
y entonces, te crees morir
en el hueco frágil de la esperanza

lourdes, tantas veces olvidada
loca, que ya ni memoria tienes
donde aparcar su ilusión extraña

vos, dejá ya
de pintar pajaritos en tu almohada

-41 riada-