ese verso que viaja


“HORA en que la luz baja
se inventa este momento
para recordarlo en un futuro irreal”
Griselda García.

_______

me gustan las miradas
que sin mediar ni medir distancias
seducen y capturan a esas dendritas de la nostalgia

ir más allá del pétalo dormido
donde el viento arrulla los niveles de ternura
de unas etiquetas moribundas grabadas en las espaldas del ruido

ser el náufrago eterno que en su contexto divisa
la distancia tangencial del tiempo, en el suave desplazar
de la arruga plana del verso, ese verso que viaja en el equipaje magnífico
de Dios…

-riela 435-

como los temblores


“SIN embargo
hoy no estás y eso si es insalvable
es una nueva mutación del dolor”
Rocío Soria.

_______

de su mirada salta la metáfora
que hace cantos de los golpes de la lluvia

tan urgente como los temblores
o lentamente, como el viaje del árbol hasta la nube

cuesta arriba, como el pétalo en alas del viento hasta la nube
cuesta abajo, hasta amanecer de cara al mar, como los barcos que se minimizan

 

-riela 423-

las riberas llovidas del sava


“EL verdadero amor no es otra cosa
que el deseo inevitable de ayudar
al otro para que sea quien es”
Jorge Bucay.

_______

me enseñaste que con tu nombre se puede incendiar al mío
y finalmente entendí, que tus piernas
eran las riberas llovidas del sava

te pedí ojos, y me diste una luna colgada
bajo el cielo de los piaroas

escapé de los cortes no cicatrizados de cindori para llegar a ti
y apenas quedan por allí, unas fotos mías
abrazado a tus silencios redondos

te amarré de pies y manos con poemas asfaltados de rojas guardia
y ya desnuda como su maja, te rompí mil veces
en palabras imposibles de reparar

te inventé unos vuelos citadinos, untados con miel y mostaza
y espanté pájaros que con divisas de ternura
sobornaban a tus párpados

te regalé mi bicicleta secreta de brisas para que remontaras tus sueños
y te hice mujer, en los hombrillos más angostos
de un noviembre sin hojas

te amé como el viento a las flores -totalmente desnudo y avergonzado-
como los niños a las esferas de jabón, como el barco a su puerto
como los suicidas, como los locos

bajo un cielo muy azul, con todas mis banderas
y sin ninguna partitura

-415 riada-

la hoja del árbol


“PORQUE si al fin te ajases, no lo olvides:
mis versos recomponen sus ardides”
Esther Giménez.

_______

es ese algo de muñeca
que se mece en estos versos
y que tú, simplemente tienes…

al aceptarte,
mi musa extranjera
como a una almendra frente a los espejos

transitando amaneceres
desde las más occidentales laderas
de tu espalda, sin clausuras

hasta la mística planicie
donde creciste como la hoja del árbol
que cayó a mi encuentro

-413 riada-

muchachas de praga


“ES inútil buscar la
Ursprachen
(no quedan lengua
ni madre).
Columnas de inmaterialidad
sólidas como un dios.
Estos huesos no hablan alemán”
Damaris Calderón.

_______

al oeste del continente de una lágrima
alguien seguramente escribirá otros poemas

sobre aquellas catorce muchachas de praga
que bailaban desnudas sobre las mesas

que si…

-“las muchachas de praga apenas acarician el alba,
se alejan con rabia y tristeza”

-“las muchachas de praga se abrazan
y delimitan sus ansias, entre ellas”

-“no son muñecas de cera, sino mujeres que aman
que por andar siempre ebrias, apostaron y perdieron el alma”

etcétera
etcétera…

-riela 410-

un espejo de remansos


“LOS que llegan en avión
se sorprenden
por lo que ha crecido
año tras año la ciudad:
el cordón industrial,
el cordón policial,
el cordón umbilical,
la alquimia del verso”
Fabián Casas.

_______

no me basta la poesía
ni esos íntimos arrebatos blancos de la luna
sobre los edificios de esta gran ciudad…

ni pasos, ni cuerdas, ni metros
para medir tanta distancia

tampoco tus ojos verdes
buscándome siempre a ciegas

ni que aplaudas la alegría, allí sentada
con tu sombrero de tierras y tu blusa de mares lejanos
asomadita en tu ventana de recuerdos y memorias

no me basta el fuego breve de una hoguera
ni ser tu amante, allí, donde deambulan las cenizas

quiero es verte llena de presagios, con tu alboroto de luces alegres
colgadas de un cielo, desde donde parta lenta la lluvia
a encontrarse conmigo, en un espejo de remansos

frágiles ahora reclaman un tiempo distante
mis ojos, llenos de nochería

 

-406 riada-

página en blanco


“–EL recuerdo de las cosas se vuelve recuerdo de recuerdos,
una serpiente que se muerde la cola furiosamente”
Tal Nitzán.

_______

que si algo nos queda
de este tonto andar de letras
además del largo camino sin vías alternas
-bendita sea la poesía

y si un día, estas ganas aéreas
se nos desgajan porque jamás se encuentran,
marca esas aceras por donde caminas con cayenas

que de esas finas costuras tan tuyas,
-yo haré poesía

y si al ocaso algo nos delata, marinera
que sea una página en blanco, pero con un mar a cuestas
metáforas en vez de brazos, para alcanzar y bajarte tanta estrella

-escrutinio de tus pies descalzos en los trapecios
de este mínimo planeta

-404 riada-