los talla 30


“NO hay nada más noble, más fuerte, más sano
y más útil en la vida que un buen recuerdo,
sobre todo cuando es un recuerdo de la infancia”
civilcinema.cl

_______

-¿talla 30?

-¿será que tú y yo somos talla 30?
como esos hilitos que deflecan las costuras de tu falda floreada
simulando ecuaciones perfectas, y yo no sé si son derivadas
o múltiples integrales lo que junta, o será esta maroma
de versos secreteando a la luna una versión
mejorada de los incendios forestales

como bonnie and clyde, tú y yo talla 30
pero sin sombreros, descamisados y sin pretextos desprevenidos ni extranjeros
y ya sin propuestas para el próximo timo de las guayabas y exhibirlas
en un mercado menos libre, para la venta

como la tracy hyde, tú mi “melody” de los setenta
merodeando las veces del agua en canciones eternas que parecen vitrinas

de mi colección, me quedan apenas dos barajitas que atesoro como a lo nuestro
una ripken “special collection”, la otra piazza “best edition”; y ambas talla 30
-¿cuál quieres a cambio de un beso de esos que tumban
las vestimentas de la luna?

y los + distantes talla 30
a lo derrick en la memoria como viejos marineros,
esas siluetas de luces que golpeaban la tierra en busca de oro negro
para cambiarlo por shopping centers o por altas iglesias

como aquel “terrible” talla 30
guía fiel y explorador que acompañó las veces de mi niñez a robar arepas

-¿te acuerdas?

 

-591 riada-

Anuncios

volantines, petacas y cometas…


“VUELA, vuela barrilete
sube todo lo que puedas
que el hilo de mi carrete
si no subes, se me enreda…

hoy en mi verso se destaca
el sencillo homenaje que yo hago
a las cometas o petacas,
volantines o papagayos.

Los sueños de mi niñez
tenían tanta entereza
que volaban en un dos por tres
al igual que mi cometa”
Alejandro Díaz.

_______

cuando lo bueno y lo eterno
lo bajito y más pequeño
levanta el vuelo

-alto, muy alto hasta las estrellas desmedidas
-sin adioses dignos, sin promesas ni efímeras despedidas

es cuando me doy cuenta de la textura contenta
que tienen los volantines, petacas y cometas…

que desde las manos de unos niños, simplemente
se elevan elevan elevan elevan elevan y elevan

-riela 539-

mujer


“Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío”
Octavio Paz.

_______

mujer

juntura pródiga
crucial

credencial en llamas

esa postura de girasol
me basta

-riela 531-

un par de cabos sueltos


“EL tiempo es un ave de sueños en el dominio de los deseos
vuela como decir libertad franca
aunque la libertad sea estirar las cadenas
en un espacio ilimitado
como vivir para siempre
sin que Láquesis se dé cuenta:
un viaje en globo alrededor del mundo
y morir en el aire”
David Caleb Acevedo.

_______

nos hicimos lluvia en los jardines de vastos silencios
jugándonos el corazón en cada intento, pero dejamos un par de cabos sueltos
en las tropelías de los incendios sobre las suaves colinas púbicas


arriesgaste más que yo, en el peligroso trapecio sobre los mosaicos húmedos
hasta más allá de los rascacielos, de esta andanada de riadas y rielas
y no pudiste…

yo
llegué más allá de los estruendos, solo para contemplar la piel del eco
en la parafernalia de blancuras que tu cuerpo suavemente dejaba
en las sábanas que los sueños nos tejieron sobre el piso frío del tiempo
y no pude…

-524 riada-

la latitud de sus afanes


“Y yo estaba abajo leyendo la parte de Cumbres Borrascosas
donde Heathcliff se aferra a la celosía durante la tormenta sollozando
¡Entra! ¡Entra! al fantasma del tesoro de su corazón”
Anne Carson.

 

 

_______

levantadas -como la falda de la noche-
se sueltan sus formas subrayadas
desde las elásticas claridades
donde la hiedra baña de ardor
al labio roto

y ella dice que me ama
con su propio desenfreno,
desde la latitud de sus afanes
hasta llegar convergente al salitre de una playa
donde el deseo escarba entre cadáveres de mariposas blancas

mientras,
amontonamos versos negros bajo la luna descafeinada

-riela 515-

tu cicatriz de ojos


“Y entretanto no había más
que el incesante brillo
y el incesante batir de esas alas
sobre espumas y ciudades,
sobre campiñas y lejanas praderas;
más allá de las torres establecidas por la
caída de la noche”
Ramón Palomares.

_______

en las formas feroces
de lo pequeño
es donde el sueño
se nos presenta
sin golpes

es en la pausa
de los que escapan del tiempo
cuando se proclaman
-entre sus bisagras-
todos los silencios

y es cuando levantas la cara
y miras al cielo
cuando a escondidas nos hundimos
frente a un espejo
que no tiene un mar

antes fue el asombro fugaz
en tu cicatriz de ojos…
como si
entre mis zapatos
apenas me descubrieras

y se nos mancha el olvido
de tanto olvido
entre el humo
de la nostalgia
como si fuésemos dos fantasmas

-490 riada-

te iré lloviendo


“TE ruego, vida, cuando me necesites,
asesina a los antiquísimos fantasmas
y déjame pasar”
Christian Zurieta.

_______

más allá de la fina arena
me gusta desconchar aquellos versos
con que hice sílabas de tu pie izquierdo

cuando quemaba la lluvia en su viaje inverso
y eras como el mármol sobre las trincheras del frío
el pájaro extraño que quebraba el hierro, en manso alivio

yo te iré lloviendo hasta el margen derecho de la hoja
donde escribo; así como el viento va empujando las horas
al rincón, donde ni siquiera soplan los silencios

perdóname esta forma de escribirte, más de setecientas veces
y ahora termino, cierro el suspiro y lo doblo despacito,
apago la luz de este instante
para que gane el olvido

-457 riada-